Llevaba un par de años sin escribir esta carta… Puede ser que porque en el 2019 ya me olía algo de lo que estaba por venir, de esta lacra que nos tocó (y nos toca) padecer a modo de un bichito que alteró nuestra vida… Si le sumamos un volcán, ¡vaya cocktail!

Ahí estuvieron la Carta 2013, la Carta 2014, la Carta 2015, la Carta 2016, la Carta 2017 y la última, la Carta 2018; este año he querido volver a retomar la tradición…

Primero, para todas las personas que se estrenan leyendo una de mis cartas, me gustaría explicar en dos líneas de qué versan. Es un texto humilde y profundo, en el que deseo incluso a mis enemigos, que los de Oriente, los camellos, los renos y cía. les traigan “cosas”.

Queridos Reyes Magos, Papá Noel, renos, camellos y cía:

Amigos

Comienzo por un “lo siento”. Disculpen mis apagones… Siempre he sido, y lo saben, de los que primero felicito los cumpleaños, las fechas especiales, la Navidad… pero uno también se cansa de ser siempre el primero. Sin acritud les digo que ahora les toca a ustedes; no tengan miedo a probarlo, es mágico.

Me acuerdo mucho de todos ustedes, y, aunque esté en un avión, AVE, guagua o haciendo kilómetros con el coche, siempre he venido teniendo tiempo para saludarles, llamarles o enviarles un mensaje, últimamente de audio, ya saben, es algo más personal (y más rápido).

Pido en esta carta que sean felices, y no solo con un “Feliz navidad”, sino con un “Feliz naVIDAd”, que no es lo mismo.

A los de Oriente solicito que hagan magia sobre ustedes para que mantengan este espíritu navideño todo el año. Que no tengamos que esperar a estas fechas para escribirnos, el año es largo y la distancia lo hace más largo aún.

Pueden contar conmigo siempre, incluso por la noche, saben que pongo el móvil en “modo avión”, pero prometo contestar por la mañana… ,)

Enemigos

Cada vez son ustedes menos, y no porque no me los merezca, sino porque ustedes son de velocidad y yo soy corredor de fondo; ustedes se cansan y yo me canso menos; ustedes hablan demasiado y pierden energía, yo la guardo para lo realmente importante.

La lengua es un músculo, pero echan tantos pulsos a mi vida que acaban ustedes tiesos como la mojama…

En la última carta (2018), alegaba eso de “a palabras eléctricas… oídos desenchufados”, sinceramente, me da igual… Al precio que estamos pagando la luz, ustedes se arruinarán antes, seguro.

Pido a los de Oriente, Papa Noel y cía. que les den un fisco de agua, debe de ser agónico trabajar tanto el músculo apuntado ut supra en vez del cerebro, pero este último cuesta más, lo sé, es por ello que les recomiendo que les traigan a modo de regalo, el libro “El hombre en busca de sentido”, del psiquiatra austriaco Viktor Emil Frankl; es de 1946, el mismo año en que nació Syd Barrett, el fundador de Pink Floyd, así que de paso pongan a modo “maridaje musical”, un buen tema de esta banda mientras leen (despacito, que se despistan ustedes rápido para darle al “bistec”).

A los políticos corruptos

Pufff, que decepción… Llevo tantos años pidiendo para con ustedes que me parece que son una especie de las peores del globo. ¿Sabían que el 99% todas las especies que han existido alguna vez en este planeta, están extintas? Pues nada, arreando, que sobran como lo hace el servicio del restaurante cuando hay una baja de última hora…

Lo peor no son ustedes, ni lo que dicen, ni lo que hacen, los realmente tontos somos nosotros, el resto de terrícolas que creemos sus mentiras recurrentes y la justicia, que sirve para poco en estos temas… Son ustedes como el malasio Abu Zarin Hussin, uno de los más afamados encantadores de serpientes. Hace tres años, cuando tenía 33, murió por el mordisco de una cobra; ustedes no mueren, pero sí “cobran”. Y cobran en A, en B y hasta en Z de “zorros”. Utilizan los sobres para todo menos para enviar felicitaciones de Navidad… Esto último está pasado de moda, lo sé, pero como siga subiendo la luz, tendremos que apagar los ordenadores y volver a enviar cartas… o señales de humo… quién sabe, aquello por lo que nos “cobren” menos… Sinvergüenzas.

Pido para ustedes un boomerang, pero no de juguete, de realidad. Pido, lo siento sus Majestades, que ya que ellos no devuelven nada de lo que roban, que la vida les devuelva todo el mal que han dado.

A las personas sin empleo

Vaya rachita… Estábamos levantando cabeza y llega el “bichito”

Durante estos dos últimos años he visto empresas intocables, tocadas. He comprobado que las personas que no tenían competencias trasversales, son las primeras en ser despedidas. Unidades de negocio que cerraban por no poder aguantar el confinamiento…

Y con todo lo anterior, miles de empleos destruidos… Qué tragedia.

Es una auténtica injusticia. En muchas de mis sesiones hay gente desempleada, que no parada; se preocupan por formarse más y mejor, visitan empresas, mejoran sus CV, están al tanto de todo lo que va saliendo, de las posibles contrataciones públicas y privadas… Lo dicho, NO están parados. Y es así como hay que seguir…

Sé que cansa, que chocar siempre contra el muro es agotador, pero si cayó el de Berlín, el que ustedes tienen delante también terminará hecho fosfatina.

Pido a los de Oriente que suelten el oro, el incienso y la mirra, y se pongan a “picar”; que otorguen al sistema mayor humanización. Que hagan más justa esta lucha impidiendo poner tablas en las ruedas…

Les pido también que mantengan encendida la estrella, no del Portal de Belén, sino de las Belén, de los Carlos, de las Mara, de los Yeray, de los Víctor… y de todas esas personas con nombre, y apellidos, que andan en esa búsqueda activa de empleo.

A mi familia

Permítanme que este año, en vez de personalizar uno por uno, me dirija a “la cosa” que ha venido trastocando la vida de ustedes en los últimos 3 meses…

Estimado volcán, mañana día 25 de diciembre, cumplirás 10 días dormido. ¿Vaya juerga te has pegado eh? Son las jornadas que estipulan los científicos para darte por muerto. Lo que no sabes es que estabas muerto en vida, o más bien, que tu vida mataba la de otros, pero no en el sentido literal, sino en el de destrozar sueños, trabajos, viviendas… y, sobre todo, ilusiones.

Te pasaste de la raya; es más, dibujabas rayas eternas, atezadas, que en tres minutos enterraban tres generaciones de esfuerzo.

Miserable, descansabas para lograr lozanía por otro puñado de días. Sacabas las lenguas sin dar la cara. Eras un bocas, pero no de habladurías, sino de daño ardiente. Tus coladas inmarcesibles iban destruyendo plataneras, casas, carreteras, iglesias, centros escolares… almas. Incluso tuviste la osadía de volver a enterrar a los ya enterrados, pasando por encima de un cementerio, lo dicho, eres un miserable.

Prefiero las malas lenguas de mis enemigos, que las lenguas cobardes de usted, señor volcán.

Pido a los de Oriente que mi gente se recupere pronto, no solo en lo económico, sino en lo mental. No ha sido fácil convivir 3 meses con belcebú.

Solicito que Papa Noel le regale ligereza a quienes tienen que dar las ayudas al pueblo palmero. En otras palabras, QUE LLEGUEN YA (sí, mayúscula en Internet es gritar).

Y por favor, que esto no se vuelva a repetir. Sé que es imposible, que es la madre naturaleza, que sí, que sí, todo lo que ustedes quieran, pero que al menos se aleje unos siglos y que no haga tanto daño como en esta ocasión. Ustedes son Reyes Magos, pueden hacer magia ¿no?.

A todas las personas que me leen día tras día

Cada día somos más, y, por lo tanto, sube mi responsabilidad.

Gracias, gracias y más gracias. Gracias por leerme, y no solo por aquí, sino por el resto de redes sociales. Confieso que es difícil mantenerse, es decir, generar contenido de valor cuesta mucho tiempo, pero es mi meta, mi objetivo, que no pierdan el tiempo conmigo, para perder el tiempo ya están algunas series de Netflix ,)

Pido a los de Oriente para ustedes, mucha salud. Sí, es lo que toca, y más con todo el “ruido” pandémico que tenemos en la actualidad. Les deseo salud sencillamente porque se pierde “más rápido que enseguida”, como bien dice mi padre.

Ánimo que nos espera un 2022 “divertido”, aunque seguramente sea mejor que este, vamos, no será empresa difícil en un año en que ha subido la luz, han subido los contagios, ha subido un volcán, ha subido Messi y Sergio Ramos a Paris… Sube todo menos los sueldos, ya saben.

Bueno, voy a ir terminando que esta carta, además de ser digital, irá impresa al buzón de sus Majestades, los de Oriente, no los de Abu Dabi.

Disfruten en familia, y hagan disfrutar a la familia.

¡Feliz naVIDAd!

Como saben, por aquí suele escribir Rayko Lorenzo… hoy no, hoy fue solo Rayko, es lo que pasa cuando uno escribe con el corazón y no con la sapiencia.

Un saludo.