Categoría: Artículos Rayko Lorenzo Página 4 de 7

La pasión no solo es para la cama…

pasion_no_solo_en_la_camaExisten diferentes maneras (incluso formas) de vivir, de afrontar las cosas, de encarar los problemas, de tomar decisiones… Pero hay una “herramienta” que se antoja indispensable para toda empresa que queramos acometer, la Pasión.

Hace unos días escribía la siguiente reflexión:

“La pasión por las cosas, es la gasolina del éxito. Si no te apasiona lo que haces, no gastes en ella, es demasiado cara y tu demasiad@ neci@”

Esta frase, totalmente escrita sin acritud, viene a decir que la actitud para/por las cosas es vital. Cuando llegamos a una tienda, comercio, bar o galería de arte, la persona que está detrás del mostrador intentará ponernos su mejor cara (o debería), para vendernos lo máximo posible, y es lógico,  pero en muchas ocasiones la falta de pasión por lo que hacen delata su desgana e indiferencia. En la “vida real” (personal), pasa exactamente lo mismo, y se debe a que los humanos somos conformistas…

“Preferimos seguir haciendo una cosa que sabemos hacer, aunque no nos guste, que explorar nuevos caminos y aprender (errando) a hacer nuevas cosas que realmente nos llenen” (hay un video de esto muy interesante)

Leer más

Año nuevo, vida nueva (¿cuánto tiempo?)

objetivos_año_nuevoSeguramente más de una vez han dicho la frase esa de… “año nuevo, vida nueva” ¿o no?, pero curiosamente es tan fácil de pronunciar como de olvidar. Perder peso, dejar de fumar, hacer deporte, gym,… son pequeños “deseos” que se suelen decir cuando comenzamos un nuevo año,  el problema está en que son propósitos y no objetivos.

Los propósitos son intenciones, y éstas como su propio nombre indica, no dejan de estar demasiado ligadas con la intención de los actos. Sin embargo, el convertir los deseos en objetivos, con fechas, planing, dead line, subobjetivos, etc… va más ligado con “lo haré”.

1-. Cuenta tu objetivo

Mi consejo es que cuenten sus objetivos. Por ejemplo, si se marcan para la famosa frase “año nuevo, vida nueva” el dejar de fumar, pregonen ese reto… A la familia, a los amig@s, a los compañeros de trabajo…  en las redes sociales.

“El ser humano está más preparado para defraudarse a sí mismo que a su entorno”

Además,  así podrás tener el apoyo de los que más tiempo pasan en tu día a día.

2-. Planificación

Tal y como sucede con un plan de viabilidad de una empresa, como las vacaciones familiares o como cuando organizas un evento, los objetivos personales también tienen que tener una planificación ordenada y ejecutable. Dependiendo lógicamente de cada reto marcado, se deberá poner un orden a las cosas, fechas que permitan el buen seguimiento,…

3-. Subetapas

Otra fórmula que pueden aplicar para la consecución de objetivos, es el dividir el objetivo final en submetas. Es como si quisiéramos escalar hasta el pico más alto de una cordillera. Podremos marcar pequeñas “metas volantes” que nos animen a seguir avanzado. Nos servirán para coger fuerza, observar lo que ya hemos recorrido y lo que nos queda por conseguir.

4-. Minisrecompensas

Leer más

Prohibido buscar la Felicidad… simplemente descúbrela

-Son muchos los escritos sobre “el camino de la felicidad”, “cómo lograr la felicidad”, “alcanzar la felicidad”… pero a mi entender, y solo a mi entender, son muchos también los que se equivocan en ellos. La felicidad no puede tener un camino marcado puesto que se basa en un día a día.

“Cuando alguien intenta planificar la felicidad, probablemente esté perdiendo tiempo para ser feliz”

Defiendo que la felicidad es mucho más que mirar al pasado, lamentarse de lo que perdimos e intentar de nuevo alcanzarlo. Defiendo que la felicidad es mucho más que mirar hacia el futuro, detectando cosas que desearíamos tener o retos que nos gustarían alcanzar y trabajar para lograrlos…

La felicidad, es un estado emocional que no es ni pasado ni futuro, es presente, por lo tanto el “carpe diem” se me antoja fundamental. Podemos acordarnos de algo bonito del pasado acudiendo a la reminiscencia pero si sentimos alegría por ello, la sentimos ahora, en este preciso momento.

La felicidad no se puede catalogar por igual. Lo que para uno es tristeza, para otros es alegría, lo que para unos es poco para otros es mucho, lo que para uno es felicidad, para otros no tiene por qué serlo. La felicidad es diferente en cada persona, no solamente en grado, sino en forma.

¿Se puede alcanzar la felicidad?, creo que no, pero no por nada, sino porque ya está en nosotros; más que alcanzarla hay que descubrirla.

Leer más

No me llames iluso por tener una ilusión

ilusionSeguramente si se pudiera poner música de manera automática, mientras leen estas reflexiones, les pondría a la Cabra Mecánica, pero como de momento no se cómo se hace eso, traten de imaginarla.

¿Cuantas veces hemos escuchado eso de que “la esperanza es lo último que se pierde”?… pues yo cambio sin verlas la palabra esperanza por la ilusión.

La ilusión es más que la zanahoria de la liebre, sobre todo porque el hambre de ilusión nunca se sacia. Cuando nos marcamos objetivos, retos, metas, o cualquier empresa en vida, las ilusiones que uno pone en ellas son recurrentes, continuas y mágicas. Son tuyas, de nadie más.

“La ilusión no solo es una palabra de siete letras, es compromiso, esperanza, fuerza para seguir luchando. Si carecemos de ella, aunque sea solo por un segundo, seremos meros objetos…”

Leer más

¿Qué fue del Marketing de Guerrilla?

ejemplo marketing guerrillaActualmente, solemos caer en el error de que todas las campañas de Marketing que realicemos, tienen que ser dirigidas al 2.0 y todo lo que tenga que ver con la palabra internet. Aunque l@s que me conocen saben que me encanta el mundo 2.0, de momento, y solo de momento, pienso que dependerá mucho de la tipología de empresa y/o producto que vendamos, el que solamente nos dirijamos a un entorno digital.

Pero volviendo la vista atrás, ¿saben de dónde viene este “apodo” Marketing de Guerrilla? A mediados de los años 80, Jay Conrad Levinson (falleció hace apenas un mes a los 80 años) publica el libro: Secrets for Making Big Profits from Your Small Business, cuya traducción podría ser: “Secretos para Lograr Grandes Ganancias en su Pequeña Empresa”. En eso precisamente consiste (no consistía), el Marketing de Guerrilla, en que, con la menor inversión posible, se obtuviesen resultados cuantiosos; todo ello utilizando como bandera, la originalidad y el factor sorpresa. Esta última característica es la que da origen al nombre. En los diferentes conflictos bélicos desde antaño hasta nuestros días, aquella parte que tenía menos recursos para tropas y/o armas, tenía que idear o planificar sus acciones en función del factor sorpresa, la creatividad y “exprimiendo” al máximo sus recursos.

“El Marketing de Guerrilla sigue vivo, muy vivo diría yo”

Se ha convertido en una tipología de este arte de venta o aumento de imagen de marca, que debido a la competitividad actual de los mercados, cobra una importancia más que notable en las empresas, sobre todo entre las pequeñas que quieren “competir” contras las grandes.

Leer más

Consejos sobre Trabajo en Equipo

TrabajoEquipoCada día las organizaciones son más complejas, las empresas tienen más competencia y la “globalización” de los mercados es más latente. Ya no basta con tener conocimientos gracias a la formación y la experiencia, ahora hay que desarrollar competencias en valores que marquen la diferenciación en las estructuras.

A lo largo de mi vida profesional, he recibido cientos de CV en los que casi al final de los mismos, en el famoso apartado de “Otros Datos de Interés”, los demandantes de empleo ponían como aptitud lo de “Trabajo en Equipo”. ¿Realmente sabemos trabajar en equipo? ¿De verdad tenemos la experiencia de trabajar en equipo? ¿Pasa con este apartado como con el inglés, que el 75 % de los CV ponen un inglés medio y no llega al 3 sobre 10?…

En el trabajo en equipo lo más importante es la predisposición de los integrantes, más que su sapiencia y su experiencia. Si los miembros del equipo no están concienciados de que hay que definir roles de responsabilidad, dividir las tareas, aportar entre todos soluciones y que tienen que “brindar” como mosqueteros, pocos resultados productivos van a obtener por mucha experiencia y conocimientos que tengan.

El objetivo siempre tendrá que ser común. Por ejemplo, el objetivo de un delantero en fútbol realmente no es marcar goles (algún entrenador igual no está del todo conmigo), es aportar para que su equipo logre el mejor resultado posible. Sabiendo su posición y rol, tendrá que actuar en equipo para detectar si es mejor dar el pase al compañero o tirar a puerta.  Las conductas individuales en los equipos, no pueden estar en contra del bien común.

Volviendo al ejemplo de más arriba, personalmente prefiero que ese CV que me llegue, ponga en el apartado “Otros Datos de Interés” que ha jugado al balonmano 8 años o que ha trabajado 3 veranos en el catering de su familia; estos ítems me dan más credibilidad de que esa persona ha tenido que trabajar en equipo, que el que simplemente me ponga que le gusta trabajar de manera grupal.

Pero ahora bien, como todo (casi) en la vida, esta manera de actuar tiene sus ventajas e inconvenientes. Les reflejo algunas que para mí son importantes:

VENTAJAS

Mayor número de visiones. Siempre se ha dicho que 4 ojos ven más que 2 y 8 más que 6, el tener diferentes puntos de vistas sobre una misma cosa puede ser bueno de cara a mejorar los resultados.

Las propuestas se multiplican. Más personas supone (supuestamente), un mayor número de propuestas e ideas, por lo que las soluciones a un posible problema podrán tener más alternativas.

Se dividen los esfuerzos. El trabajo grupal, permite que las tareas y roles de responsabilidad no se encuentren sobre las espaldas de la misma persona, se dividen las tareas por lo que puede proporcionar una mayor implicación y productividad de cada integrante en la parte que le toque.

Mayor aceptación de las decisiones. Normalmente la toma de decisiones se hace en grupo y bajo consenso, por lo que aquella persona que no esté muy en consonancia con el camino elegido, acepta mejor la decisión.

Minimiza las frustraciones. Aunque exista repartición de tareas y roles de responsabilidad, si detectamos que en el equipo alguien no avanza o se retrasa por ejemplo por algún motivo técnico, el resto del equipo deberá dar esa palmada de espalda y ayudar al compañero por el mencionado bien común.

DESVENTAJAS

No hay síntoma mosquetero. Mientras unos trabajan, pueden haber otros que no van al mismo ritmo, no porque no sepan, sino porque no quieren. Normalmente cuanto mayor sea el equipo, más difícil de controlar este aspecto.

Pérdida de tiempo. Si no existen criterios lógicos de cuáles son las acciones a desarrollar, si no se escucha a todos los integrantes,  etc… se puede perder mucho y valioso tiempo en que todo el mundo se ponga de acuerdo. Las discusiones son piedras molestas en el camino del equipo.

Líder autoritario. La aparición en ocasiones de la imagen de un falso líder, puede resultar desastroso para el grupo. Si alguien impone el dominio frente a los demás, puede hacer que el rendimiento del grupo merme.

Posibles divisiones. Llegar al acuerdo mutuo depende en qué tarea, no es empresa fácil. Muchas veces los grupos se dividen creando alas de una tendencia y de otra. Es uno de las peores desventajas que puede tener el trabajo en equipo ya que, se olvida el bien común y afloran las individualidades.

“En el Trabajo en Equipo, hay que saber practicar la empatía, hay que ser proactivo y no desvirtuar el objetivo común”

Con todo lo ya comentado, aunque logremos crear un equipo que se lleve bien, sepa coordinarse, tenga una buena comunicación, etc… siempre será necesaria la imagen de un buen líder. Una persona del equipo que sepa crear ilusión, motivar a los integrantes, recordar los objetivos y tareas, pero siempre desde una perspectiva donde esté fuera la autoridad con malas formas. Se trata de sacar lo mejor de cada individuo, no de dejar en evidencia a alguien o de imponer sin proponer.

La comunicación, tolerancia de equipo, ayudas cruzadas, coordinación, compromiso,… serán entre otros, aspectos también a tener en cuenta para lograr las metas del equipo. Cuando se trabaja en grupo y se logra alcanzar la meta fijada, el éxito deberá ser de todos, de primero a último, igual que si no se llegan a cumplir los objetivos, la culpa será también repartida.

No solo tenemos que ver el trabajo en equipo en el ámbito laboral. Trabajamos más en equipo de lo que nos pensamos; preparar una comida con la familia, organizar un cumpleaños para un amigo, hacer la compra, etc… son algunas de las acciones cotidianas en nuestra vida personal, en las que normalmente trabajamos en grupo. Todo lo dicho también vale para este ámbito.

“Recuerda ser una persona solidaria en el equipo, coordinada y con un alto compromiso, se notará en los resultados”

Un saludo.

Rayko Lorenzo.

¿Y después de emprender qué?

Ayer recibí un comentario en uno de mis artículos “Cuidado con emprender por emprender…”, que me hizo reflexionar.

Después de EmprenderLa persona que me hacía el comentario, Eloy Soto, alegaba que el artículo decía muchas verdades y me hacía las siguientes reflexiones: “normalmente quien emprende, no hace una estimación de costes adecuada”, “suelen competir por precios y reventar mercados…”, “lo mejor de esto, es que obligan a los profesionales a apostar por la calidad, preparar campañas de comunicación más y mejor elaboradas, y replantear el plan. En definitiva avanzar”

Sin entrar en detalles de sus reflexiones, de las cuales podemos estar más o menos de acuerdo (en mi caso, bastante de acuerdo), planteaba acto seguido que cuáles podrían ser los caminos una vez que el emprendimiento está afianzado:

  • Ampliar la cartera de servicios
  • Venta cruzada
  • Ampliar mercado mediante el uso de internet

Bajo estas tres ideas que me comentaba Eloy, voy a desarrollar brevemente y sin el orden que establecía, este artículo.

Coincido en que cada vez más, el emprendedor o empresario, se ve obligado a replantearse mejor su idea de negocio, realizar mejores campañas, etc… pero eso no debe de asustar, tenemos que vivir en el modo “mejora continua”, no solo en lo laboral, sino también en lo personal.

Se nos olvida en demasiadas ocasiones, que la “emprenduría” no es una carrera de velocidad, sino de fondo (ultrafondo); aquellas personas emprendedoras lo sabrán bien.

El mercado manda, es decir, una vez que tengan sus productos o servicios en la “selva clientes”, las tendencias, la competencia y tu afán mencionado de mejora continua, serán los que les marquen el camino.

Ahora bien, tendrán que hacerlo de una manera ordenada. Yo no voy a ser ordenado y empezaré por el punto 3.

“Ampliar mercado mediante el uso de Internet”

Aunque dependerá del tipo de actividad de cada emprendedor, hoy en día Internet para la mayoría de las empresas no es una opción, es una obligación. Antaño, si no figurabas en el Registro Mercantil no existías, hoy en día pasa lo mismo pero con la red de redes. Es una extensión del escaparate de tu tienda. El estar presente en Internet, les dará el apellido de universal y de abierto 24 horas al día. Mi consejo es que no lo miren como opción, sino como obligación (repito que siempre dependerá de la tipología de negocio).

Lo que antes (no hace nada de tiempo, nada), llamábamos Nuevas Tecnologías, ya se han convertido en nuestro pan de cada día. Según el Estudio sobre el Desarrollo de la Sociedad de la Información en España (2012), el 68% de los hogares españoles ya cuenta con conexión a Internet. Si le sumamos que el índice de puntos de conexión de datos en los móviles, es uno de los más altos de Europa, no hace falta hacer muchas cuentas para denotar la potencialidad de estar presente en la red.

Ahora bien, el estar presente en Internet, no garantiza resultados positivos. El emprendedor deberá planificar, seleccionar y gestionar los contenidos oportunos, para que sus productos o servicios alcancen relevancia.

“Ampliar cartera de servicios”

Nunca está demás, pero dependerá en este caso de qué es lo que realmente quieran hacer y lo que el cliente les demande, optando por el equilibrio permanente. Por ejemplo, imaginen que han montado un kiosko de pipas en una plaza del pueblo; empieza bien, pero se dan cuenta de que sus clientes le preguntan si también tienen kikos, y otro grupo le pregunta al día siguiente si tienen helados,… Es solo un pequeño ejemplo, tendrán que denotar por donde se mueven los mercados, las tendencias y lo más importante, sus clientes. También puede pasar que vean una nueva oportunidad de venta, y osen a introducir un nuevo producto o servicio; mi recomendación es que si lo “meten”, sea algo innovador, diferente, ligado a su rama de actividad y que controlen.

En muchas ocasiones, cuando una empresa hace de todo o vende de todo, más que servicio integral, suena a que “mucho aprietan pero poco abarcan”. Tendremos que tener cuidado pues, en este concepto e intentar al menos, que lo que vendamos esté relacionado. (Nuevamente indico que dependerá de la tipología de negocio, pero escribo en un ámbito general)

“Venta cruzada”

Es una oportunidad, pasa un tanto igual que la idea de Internet que comentaba anteriormente. Tienen que verlo en la medida de lo posible, como una obligación. El cliente la mayoría de veces quiere soluciones, y si son capaces de realizar venta cruzada para pasar de solución parcial a global, éste se lo agradecerá. La venta cruzada puede ser de diferentes tipos, entre el mismo gremio, entre los negocios que operan en la misma calle, entre empresas amigas, etc… Simplemente deberán tener los ojos bien abiertos y aprovechar las oportunidades que puedan toparse en su mercantil.

También existe la venta cruzada en nuestro propio negocio, es decir, si por ejemplo un cliente viene a nuestro taller/tienda a cambiar el aceite, podemos recomendarle que cambie también las fundas de los asientos o las gomas de los limpiaparabrisas. Esta tipología de venta, aunque la tildan de cruzada, no es más que una técnica para encarecer la compra del cliente y aumentar obviamente nuestra facturación. Es totalmente lícita, pero igual ya no le estamos dando una solución global al cliente, sino “vendiéndole una nueva necesidad”. Aconsejo que ésta última se practique con moderación, queremos que el cliente nos recuerde por nuestros “diferenciadores”, por la calidad del servicio o producto, por el precio, etc… pero no por ser demasiado pesados.

En resumen, cuando una persona emprende, sabe en qué momento empieza pero no cuando acaba, no por ninguna razón abstracta, sino porque el verdadero emprendedor es aquel que está continuamente ideando, mejorando y haciendo que su negocio gane en calidad, y por qué no, en facturación.

Un saludo y lo de siempre, si les han gustado mis reflexiones y creen que pueden ser de ayuda a algún amig@, a compartir, que es gratis!

Rayko Lorenzo.

 

¿Tener suerte es un objetivo?

(Artículo escrito para la Escuela Internacional de Protocolo el 19/09/2013)

articulo suerte objetivoEl padre de la bomba atómica, J. Robert Oppenheimer dijo que “nuestra suerte no se halla fuera de nosotros, sino en nosotros mismos y en nuestra voluntad” (algo bueno tuvo que hacer). No me quedo con su invento sino con su frase.

En ciertas ocasiones viene dada, pero ésta última es una suerte vacía, sin esfuerzo, vaga y débil. Cuanto más nos esforcemos en hacer las cosas bien, desde dentro, de una manera continua y motivada, mayores serán las posibilidades de encontrarla.

“La suerte hay que buscarla, seguirla… incluso perseguirla, pero no a cualquier precio, ya te darás cuenta”

En la actualidad tenemos la tendencia de pregonar la famosa frase “qué mala suerte tengo”, sin ver realmente donde está el límite en que podemos llamarlo suerte o resultado. Es fácil decir qué mala suerte tengo si solo he lanzado la “carnada” a la mar 2 minutos, y la recojo en el minuto 3 sin pez alguno.  Hay que luchar para alcanzarla. No debe ser el objetivo, pero si llega, será fruto del trabajo y tesón del mismo.

La suerte no es única, ni exclusiva, ni permanente… por eso me gusta muy poco; los objetivos que te marques en tu vida si que deben ser genuinos y de tal grado de permanencia, que te permitan llegar a alcanzarlos. Es por ello que, como decía antes, no debe ser el objetivo.

“Hay que estar más pendientes de trabajar por alcanzar tus objetivos, que de encontrar la suerte que te conduzca a ellos”

Ahora bien, ¿somos conscientes de la suerte que tenemos? ¿Por qué no llamamos suerte a estar rodeados de personas que nos quieren? ¿Por qué no decimos que tenemos suerte si contamos con salud de roble? ¿Por qué no alegamos que suerte tenemos por poder comer tres veces al día?… ¿sigo?… normalmente esto “viene de fábrica”, y no le damos el valor que realmente tiene.

Nos encontramos en momentos en los que la suerte, más que nunca, está escondida. Está esperando a que la encuentres y “juegues” con ella. Está sigilosamente agazapada cual depredador en la sabana africana. Pero no olvides que la suerte no es humana y tú si. La suerte no tiene memoria, ni inteligencia, ni piernas, ni ojos… Aunque tampoco tiene algo que tú normalmente posees en exceso, el miedo

“Si no encuentras o no te llega la suerte, ignórala y trabaja. Tú eres más fuerte que ella”

Quizás ignorándola aparezca, tal vez trabajando duro te llegue, a lo mejor con tesón haga acto de presencia… Demasiada incertidumbre para valorarla como un objetivo.

Estoy convencido de que la buena o mala suerte es el resultado de nuestra actitud hacia la vida y de nuestras conductas; en definitiva, de nuestro modo de ser. Es más sencillo y menos duro culpar a la mala suerte de tus resultados, ésta no te puede increpar, denunciar o escupir… Pero te estás engañando a ti mism@ y personalmente, prefiero que me escupan. Hay quien dice que normalmente las personas que tienen mala suerte, son personas negativas, tristes, rencorosas, pesimistas… yo lo digo al contrario (y creo no equivocarme): “las personas negativas, tristes, rencorosas, pesimistas,… son las que tienen mala suerte”. No es lo mismo.

Levántate cada día, y antes de ponerte el traje de la motivación, reconoce la suerte que tienes (dada o buscada), y no tengas miedo a luchar por tus sueños, con suerte o sin ella, los lograrás.

Un saludo.

Rayko Lorenzo.

Mejorar la Autoestima

mejorar la autoestimaCorren tiempos complicados, situaciones especiales que solo cada uno de nosotros sabe lo que son. Estamos inmersos en continuas noticias negativas para con nosotros, que merman a sobremanera nuestra forma de actuar y lo que es más peligroso, de pensar.

Como “tool” fundamental de estos acontecimientos, y de una manera más que directa, se encuentra la autoestima. Este valor con el que contamos en mayor o menor medida los seres humanos, no es otra cosa que la apreciación y valoración que nos tenemos a nosotros mismos.

La autoestima es un segundo DNI de las personas, con la salvedad de que es variable en la temporalidad”

Fruto de esta variación encontramos  muchos de los problemas que el día a día se encarga de transmitirnos. Hay una ley no escrita (pero si pronunciada) que dice que… a menor autoestima, mayores serán los problemas en nuestra vida.

El nivel de este valor intrínseco, marcará el camino de las decisiones, de las aspiraciones y de la fuerza de la caída (y el colchón de esta última). Las metas, los sueños, nuestras frustraciones, aquello que queremos alcanzar y un gran etcétera, es lo que compone un puzzle en el que las piezas van y vienen en determinadas personas, como si de un ganso de collar se tratara, migrando desde la Península de Taimir hasta el Mar de Frisia…

El lograr alcanzar un nivel de autoestima alto, no es empresa fácil, por muy “cosa nostra” que sea. Debemos de partir por la aceptación propia (sin letra pequeña), no solamente en lo físico, para nada, si no en nuestras aptitudes, en saber apreciar las virtudes que tengamos, en detectar los defectos y cuanto menos minimizarlos, etc… Hay que buscar el equilibrio entre nuestras virtudes y defectos, querernos tal y como somos, y ser felices.

Sé que son muchas las piedras que el camino (y sobre todo quien anda por el), nos pone a lo largo de nuestra vida, pero como suelo decir “recoge y guarda esas piedras que algún día te harán falta”, no con objeto de volverlas a poner en el pié del que viene o va, sino para crear esa fortaleza que permita que tu autoestima esté a prueba de flechas, catapultas y galerías tortuga que con maldad, intentarán mermar la misma.

Aquellas personas que intentan rebajar tu autoestima, carecen de ella. Son incapaces de mirarse al espejo puesto que no se gustan e intentan camuflar esa inseguridad, arrebatando la seguridad ajena. Valórate más. Tú sí que debes mirarte al espejo, y si no llegas pon una escalera, y decir que vales, que vas a alcanzar tus metas y que no te hace falta arrebatar las ilusiones de otros, tienes que ganarte las tuyas a base de actitud, seguridad en ti mismo y darte un poco de ese amor que das a los tuyos, que seguro que es mucho. ¿O no?

Prueba a poner blanco sobre negro todas aquellas cosas positivas que tienes, me refiero a las cualidades, los valores y las capacidades que sabes que tienes pero no te las “recuerdas”. Y este es uno de los grandes “secretos” para mejorar la autoestima. “Si nadie te dice lo buena persona que eres, lo que haces bien, los valores que te refuerzan como persona, ¿por qué no te lo dices tú mismo?” Somos especialistas en apreciar a nuestro entorno, en enamorarnos de nuestras parejas, nuestros hijos,… ¿por qué no puedes valorarte más y repartir, con tu persona incluida, ese amor?

Muchas veces esperamos que los demás nos digan cosas “bonitas” sobre nuestra persona… ¿quién mejor conoce a nuestra persona como nosotros mismos? “El esperar, solo lo recomiendo con orden y educación en los andenes”. Tienes que pasar a la acción, tienes que ser la primera persona que te valore y te aumente la autoestima. Tienes que versar que te mereces, que te extrañas, que te quieres, que eres capaz, que nadie podrá tocar tus aspiraciones y metas, y que si las tocan, tendrás la fortaleza ya tan avanzada, que no necesitarás abandonarla o construirla desde el principio. No seas como ese ganso de collar de 30 cm. y conviértete en un cisne que tire del carro, de tu carro, como hacían estas aves con la Carroza de Venus.

¿Cuando empiezas?

Un saludo.

Rayko Lorenzo.

Importancia de las Oportunidades

OportunidadesCuando era algo más joven (solo algo) y cursaba mis estudios de bachiller en el Instituto Cándido Marante de mi pueblo natal, tenía un profesor de Historia del Arte cuyas clases eran más de valores que de arte. Fue de ese tipo de mentores que con el tiempo, me di cuenta de su gran sapiencia y de que todo lo que versaba, lo hacía con el fin principal de que se nos metiera en nuestras “cabecitas” que las oportunidades están ahí, de que solo hay que visualizarlas y subirse en ellas.

Nos ponía ejemplos de la importancia de los valores (dado su amor incondicional por la música clásica) sobre autores como Beethoven, J.S. Bach, Frédéric Chopin,… sin darse cuenta de que sus palabras no calarían en mí hasta pasado varios lustros (no tantos).

Esto último fue mi error. No supe ver la oportunidad de aprovechar realmente a quién tenía delante. No detecté aquel maestro no de Arte o de Música, sino de la vida que compartía sus conocimientos con nosotros durante 3 horas a la semana. No supe ver más lejos de un lienzo de Van Gogh o de un poema sinfónico de Músorgski.

Son demasiadas las ocasiones en las que tenemos ante nosotros, infinidad de oportunidades de todo tipo, pero no somos capaces de dar el paso y aprovecharlas. Pasa ese tren sin andenes futuros y sin billete de vuelta, que dejamos escapar porque tenemos miedo al cambio, al qué dirán o a que vaya a demasiada velocidad.

“La velocidad de las oportunidades las ponemos nosotros”

Tú mism@ tienes que ser protagonista de tu historia; no juegues a ser actor de una película si puedes ser el director de una vida, de tu vida.

Las buenas oportunidades no son eternas, compasivas o más listas que tu, simplemente tienes que observar (que no ver) para darte cuenta de que debes cogerlas y no tener miedo a ampliar tu zona de confort

Para aprovechar las oportunidades, en la mayoría de casos, no necesitas estar en el sitio adecuado, a la hora exacta y en el minuto preciso… eso se llama suerte. Bajo mi humilde opinión, se trata de saber distinguirlas estés donde estés. Las oportunidades no son transparentes, las oportunidades no parten del exterior hacia el interior, no, todo lo contrario, salen desde tu percepción interior que actúa a modo de imán. Pero suele ser un imán temporal, aquellos que pierden en demasía sus propiedades una vez que cesa la causa que provoca el magnetismo. Mantén vivo ese magnetismo con herramientas como la positividad o la autoestima.

Ya tendrás tiempo de lamentarte, no te preocupes si te gusta hacer esto, tendrás días (y noches) “a raudales” para ello. De todas las oportunidades se extrae un aprendizaje, pequeñas, grandes, buenas o menos buenas, aprende de ellas y de aquellos que quieran hacerlas ver. A mi me costó varios años descubrir esto último, no pierdas el tiempo como lo hice yo.  Será eternamente mejor sudar por alcanzar esos sueños a modo de oportunidad, que lamentarse por no haberlo intentado.

¿O no?

Un saludo.

Rayko Lorenzo.

Página 4 de 7