Hace unos días participaba en Informativos Telecinco en una noticia muy curiosa a la par de dura… “condenado a 6 meses de cárcel por mandar más de 400 mensajes en una semana a su expareja”.

Y digo dura no por la condena, sino porque es duro que las personas no sepamos dónde está la raya, dónde está el fin a una historia de amor, de amistad… dónde está la línea que separa la posibilidad del NO definitivo.

La sentencia es clara, “no es necesario un burofax para darse cuenta de que el silencio significa NO”. El denunciante, ha sido condenado a estos 6 meses de cárcel por un delito de coacciones a su expareja. La condena establece también una orden de alejamiento.

En una semana le envió a través de WhatsApp más de 400 mensajes; también, presuntamente, utilizaba otras vías como el SMS o los intentos de llamada.

 

Como podrán ver en la pieza informativa, son muchas las personas que en alguna ocasión se han sentido “acosadas” por conocidos y menos conocidos. Tal y como digo en la noticia y comenté tras cámara, hay diferentes cosas que deberíamos hacer en el caso de que nos pase:

Dejar claro que no queremos que nos envíe más mensajes

 

Aunque el silencio, como ha pasado en esta ocasión, también es un NO, a las primeras de cambio les recomiendo que dejen claro cuál es su postura: “Hola, por favor, no quiero seguir recibiendo mensajes. Gracias“.

Bloquear a la persona

En el caso de que sea recurrente, otra opción será bloquear vía redes sociales, WhatsApp, etc. a esta persona. Realmente es un parche, ya que la experiencia me dice que utilizará otros números, a las amistades comunes, etc. para llegar a la persona en cuestión.

Notificarlo a nuestro entorno

Siempre será positivo que no pasen este “trago” sol@s; comenten a su entorno más cercano o personas de confianza lo que está sucediendo. Además, estarán en “pre-alerta”.

No borrar los mensajes

Sé que seguramente el impulso les lleve a querer borrar los mensajes que les están enviando, pero no les recomiendo que los eliminen ya que pueden ser una prueba a futuro más que relevante.

Denunciar

Si no cesa el acoso digital y/o las coacciones, tal y como hizo la joven de esta noticia, denuncien. Bloquear, eliminar, “pasar”… son solo parches que incluso pueden ir a más, es decir, se han visto casos que, al bloquear a estas personas no les queda otra que personarse en su trabajo, hogar, etc. algo que podría resultar incluso más incómodo.

Les dejo con la pieza de Informativos Telecinco (click en la imagen):

Rayko Lorenzo

Un saludo.

Rayko Lorenzo.

También les puede interesar:

 

el peligro de las redes sociales para ligar