Como les he comentado en numerosas ocasiones, la creatividad en el marketing siempre debería estar presente.

Hace unos días, en la previa al partido de ida de la semifinal de la Liga 1 peruana, que enfrentaba a los equipos Alianza Lima y Sporting Cristal, tuvo lugar una acción de Marketing un tanto peculiar…

Antes de dar paso al típico sorteo de saque/campo, apareció en escena un repartidor de Glovo que, ovacionado por el respetable, entró hasta pleno centro del campo con la característica mochila de la marca amarilla en su espalda, y sacó el balón oficial del partido para hacerle entrega al equipo arbitral liderado por Diego Haro.

El Alianza Lima firmó recientemente un acuerdo de colaboración en materia de patrocinio con Glovo, por lo que esta acción estaba totalmente orquestada y entraba dentro de dicho acuerdo.

Personalmente me parece una fórmula de dar a conocer la marca, de publicitarse, más que acertada. Es visual, genuina… y seguramente muy viral…

Aunque no es la primera vez que se realiza esta acción en un campo de fútbol… Hace poco, en una edición de la Copa São Paulo de Fútbol Junior, que disputaron el São Paulo y Vasco de Gama en el Estadio Pacaembú, un rider de Rappi entregó el balón justo antes del arranque del choque.

Marketing Glovo

Foto: Leandro Britto

Con este tipo de estrategias, no solamente se busca llegar al público que está en el campo o viendo la televisión, sino que se trata de una acción viral. Prueba de ello es que, por ejemplo, les esté hablando desde el otro lado del mundo de esta acción…

Además, estoy convencido de que generó algo que siempre es recomendable tener cerca del Marketing, el Efecto WoW. Ese factor sorpresa que ayuda a que el momento (y por lo tanto la marca) sea más recordable.

Si repasamos algunas de las características del Efecto WoW, podemos mencionar “misterio, creatividad, emotividad, humor o sorpresa”; esta acción de Marketing de Glovo verso que tiene varios de esos ítems.

¿Qué les parece este tipo de acciones?

Un saludo.

Rayko Lorenzo.