¿Lo han dejado con su chic@ y quieren deshacerse de los recuerdos, fotos,…? ¿Les molesta, cada vez que entran a su cuarto, ver ese regalo que les hizo por su último aniversario o cumpleaños?

Burger King tiene la solución, les cambiará esos regalos, recuerdos o fotos, por hamburguesas, sí, como lo leen… pero cuidado, solo por San Valentín.

Esta semana se celebra San Valentín. Una efemérides que, aunque muchas personas piensan que es un “invento” de los centros comerciales, su origen se remonta mucho más lejos. Concretamente al S. III.

Claudio II era el Gobernador del Imperio Romano; como pensaba que los jóvenes solteros (y sin hijos), serían mejores soldados, decidió prohibir los matrimonios a los mismos. Pero hubo un sacerdote en Roma que entendió la medida totalmente fuera de lugar e injusta, y que optó por no acatar la misma y celebrar el santo matrimonio “a escondidas”.

Unía a los jóvenes enamorados, sin pensar en las órdenes del emperador. Este sacerdote se llamaba Valentín… Pero la historia no acabó demasiado bien, en cuanto se destapó estas “bodas clandestinas”, se dio orden de capturar al sacerdote y un 14 de febrero (en el año 270), fue ejecutado.

A nuestras fechas ha llegado como un día en el que las parejas se regalan flores, bombones, una cena especial, un viaje… No digo que las grandes superficies no hayan sabido aprovechar la fecha, pero queda claro que al menos no ha sido invención directa de estas.

Un ejemplo, además original y osado, es el de Burger King. La gigante americana, solamente en algunas ciudades de USA (Los Ángeles, San Francisco, Boston y New York), ha decidido cambiar sus afamadas Whooper a los clientes que entreguen alguna fotografía, carta de despedida o regalos de su ex-pareja.

burger king san valentín

La metodología es sencilla, a través de una cajas que ellos han llamado “de ruptura”, se irán almacenando los recuerdos, peluches, camisetas, cartas, fotos… que los ex regalaron en su momento “con mucho amor”. Una vez realizada esta acción, podrán retirar su hamburguesa.

Obviamente, la marca no incluye más comida, la bebida, etc. y quiero imaginar que solamente se podrá canjear una hamburguesa por persona, que un matrimonio de 25 años recién separado tendría para dar de comer a medio Manhattan durante ese día.

Muchas han sido las críticas hacia la marca, diciendo o haciéndose la pregunta de que ¿qué consigue la marca con el intercambio de esos recuerdos? Seguramente, con los peluches, previo lavado o lo que sea necesario, harán un buen uso solidario, incluso con otros regalos similares; pero si se fijan, lo que realmente quieren es publicidad e impactos. Ejemplo claro es el que estés leyendo este artículo desde cualquier lugar del globo.

Las estrategias, en este caso de Marketing Estacional porque coincide con una fecha recurrente de celebración, no tienen porqué ser un “ganar-ganar”. En ocasiones se invierte en branding, en imagen de marca, en algo para que el resto de personas hagan una cosa que saben hacer muy bien, “hablar”.

El buzz marketing se ha convertido en una herramienta que las marcas tienen controlada, saben qué es lo que más y mejor funcionará, cuándo, cómo y por qué.

Las marcas han aprendido, ahora más que nunca, a “perder-ganar”, a saber que el Marketing, la Comunicación y la Publicidad pueden tener un ROI indirecto, pueden obtener beneficios pasado un tiempo. Ganar en branding para ganar en ventas es una realidad.

“Los productos pueden hablar en un determinado momento, campaña, promoción… pero la Marca nunca se calla”

¿Qué les parece la campaña de Burger King?

Un saludo.

Rayko Lorenzo.