Vivimos una vida rápida, ligera tanto de contenido como de continente. Tenemos a nuestro alcance más información que nunca, pero posiblemente estemos más desinformados que nunca.

Se abren hoteles donde los “robots” hacen las veces de recepcionistas; vemos como las redes sociales son más comerciales que sociales, valga la redundancia. Nos alarma un “no like”, un mensaje de WhatsApp no contestado, pero sí leído. Nos importan cosas que realmente no son importantes…

Nuestros jóvenes no toleran la incertidumbre; están acostumbrados a un nivel de “prontitud”, de golpe de “click”, de inmediatez, en definitiva, que les hace no estar concienciados para afrontar un no por respuesta. No toleran el fracaso, no están preparados para ello.

El mercado laboral también ha sufrido muchos cambios, pero lo más negativo es que los mismos han sucedido en un tiempo récord. Hemos visto como la tecnología ha llegado para quedarse. Hemos “vivido” la revolución más importante en décadas con la llegada de los afamados “smartphones”.

Pero dentro de todo este “plato”, hecho con algo de prisa y sin fuego lento, como sí se hacía antaño, hay un denominador común a modo de ingrediente que no podemos dejar de trabajar: “las personas”.

Para poder optar a un mejor puesto de trabajo, incluso para crearlo, las personas tenemos que estar también en continuo cambio. Si el mercado cambia, nosotros deberíamos cambiar a la vez. Necesitamos “aprender a desaprender”, trabajar más las competencias transversales, las habilidades sociales, ya que es algo que difícilmente reemplazará una máquina o un robot de hotel (de momento).

rayko lorenzo

Durante el mes de junio, impartiré una serie de talleres bajo el título “Competencias Transversales para el Empoderamiento y la mejora de la Empleabilidad”. Organizado por Cruz Roja España en su sede de Granada, Incorpora La Caixa y el Plan de Empleo, les puedo adelantar que pasaremos 30 horas apasionantes. Haremos un recorrido productivo, y por qué no, divertido, en el que potenciemos habilidades que todos llevamos dentro pero que ya es hora de sacar. Hay que hacer visibles nuestras potencialidades si queremos seguir en “el juego”. Y digo juego porque la vida es una continua “montaña rusa”, con subidas, bajadas… pero me preocupan más las rectas interminables. Esas franjas valle en las que la mayoría de las personas se quedan “relajadas” porque no ven el final.

Intentaré que no se duerman en las rectas, que disfruten los paisajes de las subidas y que las bajadas no vengan acompañadas de caídas. Nos vemos pronto…

Muchas gracias a Cruz Roja Española por contar conmigo para este proyecto formativo, especialmente a Jerónimo de la Rosa.

Más información:

  • Inscripción gratuita
  • Plazas limitadas
  • Lugar: Cruz Roja Española Granada
  • C/ Cuesta Escoriaza 8
  • 958 22 14 20 (ect. 41475)
  • 661 58 30 98

Un saludo.

Rayko Lorenzo.