Emprendedor… ¿y después del verano qué?

Llegó al fin agosto… y digo al fin porque es un mes en el que parece que todo se para, que las empresas son menos empresas que nunca; que las universidades cierran sus aulas, que llegan algunos días de descanso merecido para esos emprendedores que trabajan tantas y tantas horas.

Pero en estos días de desconexión, si son ustedes emprendedores, sabrán que seguirán de manera remota “bicheando” el FactuSOL para estar al día de sus cuentas, entrando en las redes sociales para ver cómo van las interacciones, o contestando a los correos electrónicos más importantes…

La mente del emprendedor no para, y en verano tampoco…

Y no solo porque quiera estar al corriente de su proyecto, sino porque siempre está ideando, viendo nuevas oportunidades, detectando mejoras en otras iniciativas que su “desconexión estival” le acerque.

Al igual que las empresas ven en el 31 de diciembre su cierre de año, y no solo por los números, al emprendedor le suele pasar que después del verano comienzan realmente sus “365 días”. Viene con las pilas cargadas, con la mochila llena de iniciativas para emprender, o para innovar en sus unidades de negocio.

Es por ello que tienen que aprovechar esa “recarga natural” para mejorar en sus proyectos. Además, sus clientes potenciales suelen venir también de unos días de descanso, por lo que podrán aprovechar este ítem para presentar nuevas alternativas.

Les doy una serie de recomendaciones para, si son emprendedores, retomen la actividad con más fuerza si cabe:

1-. Anoten las ideas

Sitúense en el hotel de sus vacaciones. Ven como al entrar en la habitación, no solo le ponen la típica bandeja de fruta fresca pelada y la botella de cava, sino que en el papel pizarra de la pared, han puesto los nombres de ustedes incluso de la empresa para la que trabajan:

“Estimado Rayko Lorenzo, esperamos que logre desconectar de LALALA S.L.; sabemos que es una gran empresa, pero si desconecta con nosotros, le aseguramos que producirá más pasado estos días”

Como ven, mezcla personalización, humor, sorpresa… Les recomiendo que anoten aquellas iniciativas que les generen “efecto WoW”, sorpresa, diferenciación. Aunque no se suelen olvidar tan fácil, si las escriben (los móviles tienen un bloc de notas fabuloso para ello), podrán tenerlas más a mano y no se les escapará ninguna.

2-. Utilicen las fotos no solo para los paisajes

¿Cuántas veces hemos visto un cartel gracioso en un restaurante? Es solo un ejemplo, pero cuando salimos fuera de nuestro entorno, solemos ver cosas distintas, apuestas comerciales curiosas que jamás se nos hubiesen ocurrido.

Mi recomendación es que les saquen una foto, no para copiar lo mismo que estén retratando, sino para captar posibles aplicaciones de ideas comerciales hacia sus negocios, empresas o comercios.

3-. Informen a sus clientes que están de vuelta

Si se van un fin de semana, igual no tiene sentido, pero si van a estar fuera una o dos semanas, mi recomendación es que a la vuelta envíen un mail lo más personalizado posible anunciando su regreso.

Con esta “pequeña” acción, no solo podrán decir eso de “estimado cliente, esperamos que el verano haya sido grandioso, y que sirviese para tomar un descanso más que merecido”, sino que le estarán recordando que siguen ahí, que sus clientes son importantes para ustedes…

4-. Cuidado con los plazos (y con los textos)

Ojo, no todos nuestros clientes han podido ir de vacaciones, es por ello que mi recomendación de cuidar los textos no es “débil”. Siempre estarán más cubiertos si ponen un “en el caso de que hayan podido tomar unos días de descanso”, de esta forma no estamos dando por hecho que sí han tenido vacaciones.

Los plazos es otra cosa a tener en cuenta. Aunque agosto es el mes de vacaciones por excelencia, no todo el mundo utiliza el mismo para su desconexión. Incluso los datos turísticos arrojan que cada vez se opta más por meses satélites como julio o septiembre. Si vamos a enviar una comunicación como les decía en el punto anterior, mi recomendación es que lo hagan aprovechando el final del verano, es decir, si este año acaba el domingo 23 de septiembre, el lunes 24 sería un excelente día para, aprovechando el cambio de estación, enviar una misiva al cliente.

5-. Planifiquen las nuevas mejoras

Está muy bien anotar ideas en ese bloc de notas digital… Sacar alguna foto a las acciones o estrategias de promoción o marketing que vean… Pero si no las implementan, en la medida que sea posible, en sus proyectos emprendedores, no servirá absolutamente de nada.

Mi recomendación es que realicen un “timing” de las posibles acciones, es decir, fijen las fechas en un horizonte a corto/medio plazo, incluso nombrando un rol de responsabilidad. De esta manera, no solamente estaremos marcando una fecha de ejecución, sino que pondremos nombre y apellidos de la persona que se encargará de ello.

6-. Párense a pensar

¿Qué cosas de su empresa no están teniendo el resultado esperado? ¿Cómo podría mejorar la comercialización del nuevo servicio que lancé y no arranca? ¿Por qué han bajado mis ventas on-line? Párense a pensar… Háganse preguntas si quieren obtener respuestas.

El verano, la playa, la casa rural, el pueblo de los abuelos, las rutas de senderismo… son ambientes distendidos donde, el pensamiento lateral, cobra mayor protagonismo. Quizás esté en dicho pensamiento muchas de las soluciones a nuestros problemas emprendedores…

Las vacaciones son para desconectar, pero el emprendedor no ha nacido para ello…

Un saludo.

Rayko Lorenzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s