Fíjense que puede parecer algo raro, pero cuando hablamos de posicionamiento en Internet, casi siempre mencionamos palabras como SEO, SEM, Ads… y hasta ahí.

Soy un fiel defensor del posicionamiento orquestado, tanto orgánico como pagado, no obstante trabajo desde hace años con una agencia SEO de posicionamiento web en Sevilla. Pero el posicionamiento en la red es mucho más que eso.

Cuando necesitamos algún servicio concreto para nuestra empresa, para nuestro ocio, para nuestra salud… normalmente primero buscamos en la red, es decir, no vamos a Instagram y decimos:

“Farmacia de guardia en Granada”

El primer paso siempre suele ser Google, y luego, igual nos referencia un blog, una página web, o incluso una red social.

Les cuento esto porque ahora me surge la duda de ¿que te busquen o que te encuentren? Realmente podría ser lo mismo, pero quiero divagar (o que divaguemos) sobre esta duda de una manera más profunda.

Si seleccionamos la primera parte de la pregunta, nuestra empresa tendrá que estar optimizada en la red, no valdrá con un posicionamiento orgánico temporal. Esto implicará estudio previo de las palabras clave, campañas bien definidas con los resultados anteriores, etc.

Si nos vamos al segundo ítem, a que nos encuentren, la cosa cambia, no mucho, pero cambia. Si nos encuentran sin buscarnos, seguramente seamos “más naturales”. Esta acción entra dentro de esa publicidad o marketing no “intrusivo”

Sé que parecen cosas iguales pero no; cuando alguien nos encuentra sin buscarnos de forma directa, ve nuestros artículos, indaga en nuestras redes, creo que tenemos más valor.

Hace poco hablaba con unos alumnos de Máster sobre este tema. Debatíamos sobre una palabra muy genérica en las búsquedas:

“Hotel Madrid”

Las dos primeras páginas de Google estaban “copadas” de las sites tales como Booking, TripAdvisor, Kayak, Rumbo, Expedia, Destinia…

Además, cómo no, habían varios anuncios también de estas páginas globales de destinos y viajes. Mis alumnos decían que directamente “pasaban” de los anuncios, que los resultados a los que más atención prestaban eran los que no tenían esa palabra “publicitaria”.

Repetí esta cuestión en otra clase, con alumnos de otra provincia, y me pasó exactamente lo mismo. Tenían la misma forma de pensar; preferían un posicionamiento más natural, les “chirriaba” la palabra “anuncio” delante de la información que “escupía” el buscador.

Otra cosa que me llamó la atención fue que, aunque las primeras páginas como les comenté ut supra estaban “ocupadas” por las empresas de viajes, en el resultado 4º (cuando hice este “experimento”, hoy lo he comprobado y sigue en idéntico lugar), aparecía un hotel de Pontevedra… Su nombre… “Hotel Madrid”.

Un humilde hotel con tarifas desde 30€/noche. 

Les dije a mis alumnos que dieran su opinión sobre el ejercicio, exactamente les puse:

“Realizar una búsqueda en Google con la palabra clave “Hotel Madrid” y comenten en un máximo de 2 folios los resultados de la misma”

Casi todos, y eran más de 40, coincidieron en lo mismo, el rechazo a los anuncios, el que estaba “copado” por páginas globales y en la “irrupción” de un humilde hotel gallego.

A ninguno de mis alumnos, ni a mí, se nos va a olvidar que en Pontevedra hay un hotel que se llama Madrid…

Creo que este ejemplo explica mejor la diferencia entre que te busquen y que te encuentren. Pasa exactamente como con la afamada Marca Personal. Lo ideal es que te encuentren ya que eso será síndrome de que la tienes trabajada también en el ámbito 2.0.

posicionamiento en Internet

En un mundo lleno de mensajes publicitarios, en donde Instagram ya tiene más publicidad que la mismísima Antena3, en donde nos bombardean en la calle, en los buzones de nuestras casas… necesitamos que nos encuentren sin la necesidad de que nos busquen.

Sé que suena muy filosófico, pero párense a pensarlo unos minutos y verán que no voy demasiado desencaminado.

Creo que el éxito, como en casi todo, estará en el equilibrio…

Hace unos días leía un post muy interesante en el blog de Asinpe Asesoría Sevilla: “Las habilidades más demandadas por las empresas en tiempos de pandemia”.

Versaban que bajo la coyuntura actual es necesaria una dosis adicional de creatividad para generar nuevas ideas, alegaban que hacía falta mayor innovación no solo en los productos sino también en las propias competencias del personal de las empresas.

Si extrapolamos estas palabras al caso que nos ocupa de “que te busquen o que te encuentren”, seguramente lleguemos a la misma conclusión. Si hablamos de personas, de ese personal que tenemos en nuestra empresa, de compañeros de equipo, hay que buscar lo mejor de cada uno por el bien común del objetivo de la empresa, pero también nosotros, como integrantes tenemos que mostrar de qué somos capaces, hacernos ver, se más transparentes de una manera lo más natural posible. ¿Ven el equilibrio?

Igual la pregunta la he formulado mal, y no es ¿que te busquen o que te encuentren?; quizá pueda ser ¿decir qué podemos hacer por ti o demostrar lo que ya hemos hecho por otros? No lo sé, este artículo, como ya apunté, era para reflexionar… Igual puede ser el principio de una charla interesante sobre el Posicionamiento en Internet, y/o en la vida… Ahora ustedes tienen la palabra…

Un saludo.

Rayko Lorenzo.