¿Qué pasa con nuestras redes sociales al fallecer?

Confieso que alguna vez lo he pensado. Será porque no le tengo miedo a la muerte, pero en alguna ocasión me he dicho:

¿Qué pasará con mis redes sociales el día que muera?

¿Las podrá gestionar alguien? ¿Las podrá cerrar alguien? ¿Quién anuncia a Facebook, Twitter, etc. que Rayko Lorenzo ha pasado a mejor vida?

Sí, lo sé, es un tema “peliagudo” pero que me parecía interesante tocar y tratar. Y más cuando actualmente no existe ninguna ley que regule de algún modo la “herencia digital”. Lo que sí está sobre la mesa en la actualidad, son varios mecanismos individuales de cada una de las herramientas, que dan la posibilidad de clausurar los perfiles o cuentas de la persona fallecida. Es decir, compañías como Twitter, Google o la misma Facebook, tienden la mano a los familiares directos de los difuntos para que puedan poner fin también a la “vida digital” de los mismos, recuperando el contenido (fotos, imágenes, etc.) para que no se pierdan momentos bonitos que quedaron “retratados” en vida.

Hay familias que optan por no cerrar las redes sociales de sus seres queridos, ya que ven en ellas una manera de recordar las vivencias, amistades y buenos ratos de sus pérdidas. Pero también existe la otra visión, una visión más dolorosa en cuanto a que, en función de la “parametrización” de cada red social, éstas lanzan mensajes automáticos, efemérides, etc. que hacen más difícil la superación de una pérdida.

Pero, aunque algunas redes permitan la baja definitiva, entra en juego la difícil “burocracia” para ello, el desconocimiento de la metodología, etc. Son muchos los casos que, aunque inicialmente quieren eliminar la vida digital de la persona fallecida, una vez que se ponen a ello, les resulta prácticamente imposible.

Quizá la empresa de Internet con mayor avance en esta situación es Google. El buscador por excelencia te permite nombrar un “heredero digital” (administrador de cuentas inactivas), de cara a que pueda encargarse de cerrar las cuentas si así lo desea, recuperar información, archivos, etc.

La red de “Larry”, canaliza notificaciones de defunciones para permitir la eliminación de los “tuits” y/o perfiles.

Facebook por su parte, a través de un Certificado de Defunción que corrobore la pérdida y el lazo de unión familiar o parental, permite dar de baja un perfil, aunque también posibilita que el familiar administre el mismo a través de una “cuenta de legado”. Es decir, el familiar podría administrar la cuenta igual que si fuera la persona fallecida, pero, como en los casos de Twitter o Google, nunca aportarían las claves de acceso directo a las cuentas y perfiles. Aparecería al lado de tu nombre de perfil la leyenda “en memoria”.

PINCHANDO AQUÍ podrán ver todos los pasos necesarios en el caso de Facebook.

Y es que obviamos que si Facebook fuera un país, sería el más poblado del mundo. Para dimensionar la temática, estos son algunos datos de un informe realizado por The Loop sobre los primeros 8 años de vida de Facebook:

  • 30 millones de fallecidos con perfil activo
  • 312.500 perfiles desaparecieron cada mes
  • 10.273 muertos al día
  • 428 muertes digitales en Facebook cada hora

Según leía en un artículo de Expansión hace unos días, el Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña, está impulsando una nueva Ley para definir un protocolo obligatorio, de cara a orquestar esta difícil y dolorosa temática. Y lo hará a través de la Ley de Herederos Digitales, que prevé por ejemplo, la creación de un registro de voluntades digitales.

Pienso que la voluntad del fallecido, así como la de la propia familia, tendría que estar por encima de cualquier ley de tratamiento de información o datos personales, y que en definitiva, los procesos tendrían que ser más ágiles y siempre a voluntad de los interesados, no de las compañías que hay tras cada red.

Las redes sociales, más en el caso de ser profesionales, son un activo que tenemos las personas en vida, y por lo tanto, debería poder traspasarse, legarse o sencillamente borrarse de la manera que exija previamente su creador.

Y ustedes, ¿han pensado qué les gustaría que pasara con sus redes sociales en este caso?

Un saludo.

Rayko Lorenzo.

 

 

2 comentarios en “¿Qué pasa con nuestras redes sociales al fallecer?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s