Consejos sobre Trabajo en Equipo

TrabajoEquipoCada día las organizaciones son más complejas, las empresas tienen más competencia y la “globalización” de los mercados es más latente. Ya no basta con tener conocimientos gracias a la formación y la experiencia, ahora hay que desarrollar competencias en valores que marquen la diferenciación en las estructuras.

A lo largo de mi vida profesional, he recibido cientos de CV en los que casi al final de los mismos, en el famoso apartado de “Otros Datos de Interés”, los demandantes de empleo ponían como aptitud lo de “Trabajo en Equipo”. ¿Realmente sabemos trabajar en equipo? ¿De verdad tenemos la experiencia de trabajar en equipo? ¿Pasa con este apartado como con el inglés, que el 75 % de los CV ponen un inglés medio y no llega al 3 sobre 10?…

En el trabajo en equipo lo más importante es la predisposición de los integrantes, más que su sapiencia y su experiencia. Si los miembros del equipo no están concienciados de que hay que definir roles de responsabilidad, dividir las tareas, aportar entre todos soluciones y que tienen que “brindar” como mosqueteros, pocos resultados productivos van a obtener por mucha experiencia y conocimientos que tengan.

El objetivo siempre tendrá que ser común. Por ejemplo, el objetivo de un delantero en fútbol realmente no es marcar goles (algún entrenador igual no está del todo conmigo), es aportar para que su equipo logre el mejor resultado posible. Sabiendo su posición y rol, tendrá que actuar en equipo para detectar si es mejor dar el pase al compañero o tirar a puerta.  Las conductas individuales en los equipos, no pueden estar en contra del bien común.

Volviendo al ejemplo de más arriba, personalmente prefiero que ese CV que me llegue, ponga en el apartado “Otros Datos de Interés” que ha jugado al balonmano 8 años o que ha trabajado 3 veranos en el catering de su familia; estos ítems me dan más credibilidad de que esa persona ha tenido que trabajar en equipo, que el que simplemente me ponga que le gusta trabajar de manera grupal.

Pero ahora bien, como todo (casi) en la vida, esta manera de actuar tiene sus ventajas e inconvenientes. Les reflejo algunas que para mí son importantes:

VENTAJAS

Mayor número de visiones. Siempre se ha dicho que 4 ojos ven más que 2 y 8 más que 6, el tener diferentes puntos de vistas sobre una misma cosa puede ser bueno de cara a mejorar los resultados.

Las propuestas se multiplican. Más personas supone (supuestamente), un mayor número de propuestas e ideas, por lo que las soluciones a un posible problema podrán tener más alternativas.

Se dividen los esfuerzos. El trabajo grupal, permite que las tareas y roles de responsabilidad no se encuentren sobre las espaldas de la misma persona, se dividen las tareas por lo que puede proporcionar una mayor implicación y productividad de cada integrante en la parte que le toque.

Mayor aceptación de las decisiones. Normalmente la toma de decisiones se hace en grupo y bajo consenso, por lo que aquella persona que no esté muy en consonancia con el camino elegido, acepta mejor la decisión.

Minimiza las frustraciones. Aunque exista repartición de tareas y roles de responsabilidad, si detectamos que en el equipo alguien no avanza o se retrasa por ejemplo por algún motivo técnico, el resto del equipo deberá dar esa palmada de espalda y ayudar al compañero por el mencionado bien común.

DESVENTAJAS

No hay síntoma mosquetero. Mientras unos trabajan, pueden haber otros que no van al mismo ritmo, no porque no sepan, sino porque no quieren. Normalmente cuanto mayor sea el equipo, más difícil de controlar este aspecto.

Pérdida de tiempo. Si no existen criterios lógicos de cuáles son las acciones a desarrollar, si no se escucha a todos los integrantes,  etc… se puede perder mucho y valioso tiempo en que todo el mundo se ponga de acuerdo. Las discusiones son piedras molestas en el camino del equipo.

Líder autoritario. La aparición en ocasiones de la imagen de un falso líder, puede resultar desastroso para el grupo. Si alguien impone el dominio frente a los demás, puede hacer que el rendimiento del grupo merme.

Posibles divisiones. Llegar al acuerdo mutuo depende en qué tarea, no es empresa fácil. Muchas veces los grupos se dividen creando alas de una tendencia y de otra. Es uno de las peores desventajas que puede tener el trabajo en equipo ya que, se olvida el bien común y afloran las individualidades.

“En el Trabajo en Equipo, hay que saber practicar la empatía, hay que ser proactivo y no desvirtuar el objetivo común”

Con todo lo ya comentado, aunque logremos crear un equipo que se lleve bien, sepa coordinarse, tenga una buena comunicación, etc… siempre será necesaria la imagen de un buen líder. Una persona del equipo que sepa crear ilusión, motivar a los integrantes, recordar los objetivos y tareas, pero siempre desde una perspectiva donde esté fuera la autoridad con malas formas. Se trata de sacar lo mejor de cada individuo, no de dejar en evidencia a alguien o de imponer sin proponer.

La comunicación, tolerancia de equipo, ayudas cruzadas, coordinación, compromiso,… serán entre otros, aspectos también a tener en cuenta para lograr las metas del equipo. Cuando se trabaja en grupo y se logra alcanzar la meta fijada, el éxito deberá ser de todos, de primero a último, igual que si no se llegan a cumplir los objetivos, la culpa será también repartida.

No solo tenemos que ver el trabajo en equipo en el ámbito laboral. Trabajamos más en equipo de lo que nos pensamos; preparar una comida con la familia, organizar un cumpleaños para un amigo, hacer la compra, etc… son algunas de las acciones cotidianas en nuestra vida personal, en las que normalmente trabajamos en grupo. Todo lo dicho también vale para este ámbito.

“Recuerda ser una persona solidaria en el equipo, coordinada y con un alto compromiso, se notará en los resultados”

Un saludo.

Rayko Lorenzo.

Anuncios

Sesión Formativa Universidad de Granada

formacion universidad granadaLos próximos 28, 29, 30 y 31 de Octubre, impartiré un curso titulado “Community Manager: Creación, Gestión y Seguimiento de Redes Sociales” para la Fundación General UGR-Empresa de la Universidad de Granada.

Con el auge tecnológico actual, se estima que el 75 % de los hogares de los municipios andaluces cuentan con acceso a Internet. Además, la tendencia es que vaya al alza, a través de los dispositivos móviles las personas están continuamente conectadas, no solo cuando lleguen al ordenador de su hogar u oficina, sino cuando están deseando que aparezca el transporte urbano, cuando desayunan o cuando esperan a recoger a sus niños del colegio.

Ha cambiado el paradigma de la comunicación. Ya no basta con comunicar, ahora hay que hacerlo correctamente, utilizando los canales tecnológicos y los tiempos oportunos para ello.

La gestión de Redes Sociales (RRSS) en las empresas, se ha convertido en una profesión no de futuro sino de presente. Antaño, la empresa que no estaba en el Registro Mercantil no existía, en la actualidad, pasa lo mismo pero con la red de redes. Pero esa presencia en Internet a través de las RRSS, tiene que estar planificada y gestionada de una manera profesional. La imagen que transmitas en la red, la importancia de los contenidos que brindas a tus seguidores o fans, debe estar en armonía con los fines de la empresa.

En este curso intensivo, los alumnos podrán denotar entre otras particularidades, la importancia de las actualizaciones periódicas, la creación de contenido, cuales son las mejores herramientas para lograr el éxito en social media o como planificar una campaña y medir los resultados de la misma a través de las RRSS.

Desde aquí, y como no podía ser de otra manera, agradezco a la Universidad de Granada, a través de la Fundación General UGR-Empresa, el que siga contando conmigo para realizar periódicamente acciones formativas dentro de sus programas académicos.

Un saludo.

Rayko Lorenzo.

¿Tener suerte es un objetivo?

(Artículo escrito para la Escuela Internacional de Protocolo el 19/09/2013)

articulo suerte objetivoEl padre de la bomba atómica, J. Robert Oppenheimer dijo que “nuestra suerte no se halla fuera de nosotros, sino en nosotros mismos y en nuestra voluntad” (algo bueno tuvo que hacer). No me quedo con su invento sino con su frase.

En ciertas ocasiones viene dada, pero ésta última es una suerte vacía, sin esfuerzo, vaga y débil. Cuanto más nos esforcemos en hacer las cosas bien, desde dentro, de una manera continua y motivada, mayores serán las posibilidades de encontrarla.

“La suerte hay que buscarla, seguirla… incluso perseguirla, pero no a cualquier precio, ya te darás cuenta”

En la actualidad tenemos la tendencia de pregonar la famosa frase “qué mala suerte tengo”, sin ver realmente donde está el límite en que podemos llamarlo suerte o resultado. Es fácil decir qué mala suerte tengo si solo he lanzado la “carnada” a la mar 2 minutos, y la recojo en el minuto 3 sin pez alguno.  Hay que luchar para alcanzarla. No debe ser el objetivo, pero si llega, será fruto del trabajo y tesón del mismo.

La suerte no es única, ni exclusiva, ni permanente… por eso me gusta muy poco; los objetivos que te marques en tu vida si que deben ser genuinos y de tal grado de permanencia, que te permitan llegar a alcanzarlos. Es por ello que, como decía antes, no debe ser el objetivo.

“Hay que estar más pendientes de trabajar por alcanzar tus objetivos, que de encontrar la suerte que te conduzca a ellos”

Ahora bien, ¿somos conscientes de la suerte que tenemos? ¿Por qué no llamamos suerte a estar rodeados de personas que nos quieren? ¿Por qué no decimos que tenemos suerte si contamos con salud de roble? ¿Por qué no alegamos que suerte tenemos por poder comer tres veces al día?… ¿sigo?… normalmente esto “viene de fábrica”, y no le damos el valor que realmente tiene.

Nos encontramos en momentos en los que la suerte, más que nunca, está escondida. Está esperando a que la encuentres y “juegues” con ella. Está sigilosamente agazapada cual depredador en la sabana africana. Pero no olvides que la suerte no es humana y tú si. La suerte no tiene memoria, ni inteligencia, ni piernas, ni ojos… Aunque tampoco tiene algo que tú normalmente posees en exceso, el miedo

“Si no encuentras o no te llega la suerte, ignórala y trabaja. Tú eres más fuerte que ella”

Quizás ignorándola aparezca, tal vez trabajando duro te llegue, a lo mejor con tesón haga acto de presencia… Demasiada incertidumbre para valorarla como un objetivo.

Estoy convencido de que la buena o mala suerte es el resultado de nuestra actitud hacia la vida y de nuestras conductas; en definitiva, de nuestro modo de ser. Es más sencillo y menos duro culpar a la mala suerte de tus resultados, ésta no te puede increpar, denunciar o escupir… Pero te estás engañando a ti mism@ y personalmente, prefiero que me escupan. Hay quien dice que normalmente las personas que tienen mala suerte, son personas negativas, tristes, rencorosas, pesimistas… yo lo digo al contrario (y creo no equivocarme): “las personas negativas, tristes, rencorosas, pesimistas,… son las que tienen mala suerte”. No es lo mismo.

Levántate cada día, y antes de ponerte el traje de la motivación, reconoce la suerte que tienes (dada o buscada), y no tengas miedo a luchar por tus sueños, con suerte o sin ella, los lograrás.

Un saludo.

Rayko Lorenzo.

Importancia de las Oportunidades

OportunidadesCuando era algo más joven (solo algo) y cursaba mis estudios de bachiller en el Instituto Cándido Marante de mi pueblo natal, tenía un profesor de Historia del Arte cuyas clases eran más de valores que de arte. Fue de ese tipo de mentores que con el tiempo, me di cuenta de su gran sapiencia y de que todo lo que versaba, lo hacía con el fin principal de que se nos metiera en nuestras “cabecitas” que las oportunidades están ahí, de que solo hay que visualizarlas y subirse en ellas.

Nos ponía ejemplos de la importancia de los valores (dado su amor incondicional por la música clásica) sobre autores como Beethoven, J.S. Bach, Frédéric Chopin,… sin darse cuenta de que sus palabras no calarían en mí hasta pasado varios lustros (no tantos).

Esto último fue mi error. No supe ver la oportunidad de aprovechar realmente a quién tenía delante. No detecté aquel maestro no de Arte o de Música, sino de la vida que compartía sus conocimientos con nosotros durante 3 horas a la semana. No supe ver más lejos de un lienzo de Van Gogh o de un poema sinfónico de Músorgski.

Son demasiadas las ocasiones en las que tenemos ante nosotros, infinidad de oportunidades de todo tipo, pero no somos capaces de dar el paso y aprovecharlas. Pasa ese tren sin andenes futuros y sin billete de vuelta, que dejamos escapar porque tenemos miedo al cambio, al qué dirán o a que vaya a demasiada velocidad.

“La velocidad de las oportunidades las ponemos nosotros”

Tú mism@ tienes que ser protagonista de tu historia; no juegues a ser actor de una película si puedes ser el director de una vida, de tu vida.

Las buenas oportunidades no son eternas, compasivas o más listas que tu, simplemente tienes que observar (que no ver) para darte cuenta de que debes cogerlas y no tener miedo a ampliar tu zona de confort

Para aprovechar las oportunidades, en la mayoría de casos, no necesitas estar en el sitio adecuado, a la hora exacta y en el minuto preciso… eso se llama suerte. Bajo mi humilde opinión, se trata de saber distinguirlas estés donde estés. Las oportunidades no son transparentes, las oportunidades no parten del exterior hacia el interior, no, todo lo contrario, salen desde tu percepción interior que actúa a modo de imán. Pero suele ser un imán temporal, aquellos que pierden en demasía sus propiedades una vez que cesa la causa que provoca el magnetismo. Mantén vivo ese magnetismo con herramientas como la positividad o la autoestima.

Ya tendrás tiempo de lamentarte, no te preocupes si te gusta hacer esto, tendrás días (y noches) “a raudales” para ello. De todas las oportunidades se extrae un aprendizaje, pequeñas, grandes, buenas o menos buenas, aprende de ellas y de aquellos que quieran hacerlas ver. A mi me costó varios años descubrir esto último, no pierdas el tiempo como lo hice yo.  Será eternamente mejor sudar por alcanzar esos sueños a modo de oportunidad, que lamentarse por no haberlo intentado.

¿O no?

Un saludo.

Rayko Lorenzo.

Seagram´s Gin y su valla publicitaria humana

festival jazz seagramComo hemos podido comprobar en los últimos años, las campañas de Publicidad y Marketing tienen que estar cargadas de creatividad, con el objetivo de que se conviertan en virales y logren llegar al máximo mercado potencial posible.

Para alcanzar este fin, los creativos de las marcas desarrollan nuevas ideas y “escenarios” publicitarios, que inviten a los usuarios a que no solo recuerden su marca sino que la comenten, compartan o recomienden.

La empresa de Ginebra más “genuina” de Norteamérica, a través de los “ideistas” de Publips, ha sorprendido a propios y extraños en los Jardines del Palau de la Música de Valencia en el Seagram’s Gin Jazz Festival; su acierto fue colocar una valla publicitaria humana, con profesionales de la danza en la que el público interactuaba también en el show. A través de las botoneras instaladas frente a las vallas, cuando alguien “apretaba” el PLAY, la valla se iluminaba y comenzaba un show con los bailarines profesionales que paraba en cuanto alguien “apretaba” el PAUSE. Si alguien “apretaba” el botón con el símbolo de interrogación (?), los actores invitaban a subir al escenario al usuario y le premiaban con las canciones más representativas del Festival.

Sin duda, una gran idea de Publips que han sabido desarrollar a la perfección. Campañas así, logran que los usuarios tengan presente durante mucho tiempo a la marca y potencian la viralidad de la misma.

campaña seagram 1

campaña seagram 2

Un saludo.

Rayko Lorenzo.