¿Llegará un anuncio esta Navidad que no intente endemoniar a las redes sociales?

Como bien saben, cada año les suelo adelantar los mejores anuncios de la Navidad. Marcas como Campofrío, John Lewis, El Almendro, La Lotería, etc. son “invitadas” a esta casa para intentar dimensionar sus mensajes, y en algunos casos, analizarlos.

Pues bien, me pasó con el spot de Ruavieja, y me vuelve a pasar con el Anuncio IKEA Navidad 2018… ¿Está de moda endemoniar las redes sociales? ¿Acaso las marcas no utilizan las mismas para publicitarse? ¿Para publicitar el propio anuncio que están lanzando?

En esta ocasión, IKEA recrea un programa ficticio llamado “Familiarizados”… y nos preguntan:

¿Te jugarías la cena de Navidad con tu familia?

Si aciertan las preguntas se quedan, si fallan, tendrán que abandonar la mesa… Al más estilo OT, “debe abandonar la academia”. A un integrante de la familia “Andrés/Lorenzo” le pregunta sobre los filtros de Instagram, y contesta rápidamente y de manera acertada.

Los “Fernández/Gómez” reciben otra pregunta, y contestan correctamente… Turno para la familia “Garral”, con una nueva cuestión sobre Instagram que contesta bien; luego se van sucediendo el resto de preguntas a todas las familias, sale Twitter, palabras en inglés…

Pero llega el momento en que el “presentador”, cambiando el tono narrativo sutilmente, comienza a preguntar cosas más personales:

¿Cómo se conocieron tus padres? – le preguntan a la joven adolescente María.

¿Cuál es el puesto exacto de tu padre? – a un niño de unos 10 años.

¿Qué carrera estudió tu abuela? ¿Cuál es el grupo favorito de tu hijo? ¿Qué sueño le queda por cumplir a tu mujer? ¿Qué marcó la infancia de tu abuela? ¿Dónde se casaron tus abuelos? ¿Qué bailaron tus padres el día de su boda?

Las preguntas se van quedando sin respuestas, y las mesas por lo tanto vacías…

Y ya que va de preguntas la cosa, la mía es…

¿Ustedes hubiesen contestado a las cuestiones que plantea el “programa” hace 15 años? Dudo que mi madre hubiese sabido que mi grupo preferido de adolescente era la banda de rock mexicana Vantroi, o que con 10 años pudiese responder al puesto exacto de mi tío en la empresa para la que trabajaba…

¿Que tenemos que vernos más? No hay duda. ¿Que tenemos que “aparcar” las redes sociales en determinados momentos? Tampoco le pongo pegas a ello, pero creo que es un tanto “hipócrita” que las marcas abusen del patrón de que solo vivimos por y para las redes sociales.

¿Para cuando un spot que “bendiga” todo lo bueno que nos han traído las redes sociales? También nos han permitido tener una voz que antes no teníamos, han logrado unir a familias que estaban a miles de kilómetros, han conseguido que pequeñas empresas tengan los mismos metros cuadrados virtuales que cualquier multinacional.

¿No se han parado a pensar que igual las redes sociales no son el problema? Yo ya lo he pensado, y lo escribí en este artículo, en donde concluía con:

Un cuchillo sirve para pelar una pera, para cortar el pollo al chilindrón (recuerda, después de la foto) o para hacer lo propio con la tarta del cumpleaños de tu retoñ@, pero también sirve para matar. Todo dependerá de las manos que lo porten.

Disfruten de las redes sociales, pero con fundamento, con sentido común (el menos común de los sentidos), y dejen de echar la culpa al cuchillo y no a quien lo mal usa…

Les dejo con el Anuncio IKEA Navidad 2018:

¿Qué les parece?

Un saludo.

Rayko Lorenzo.