Etiqueta: ponente motivación

Hay diferencia entre tener sueño y tener sueños…

ve a por tus sueñosEs curioso como el tener sueños (en plural) implica aspirar a cosas grandes, a metas aún inalcanzables, a retos nuevos y ambiciosos… y el tener sueño (en singular), a un estado de cansancio generalizado, a que los párpados pesen como una piña de plátanos de invernadero de Tazacorte, o a que por mucho que quieras permanecer despierto, es un susurro que te llama cada vez más fuerte a dejar de existir en vida hasta la mañana siguiente…

Los sueños tuvieron que ser un invento español, lleva “ñ”… y los españoles, a parte de algún político, siempre hacen buenos inventos, véase la siesta por ejemplo.

Fuera bromas y centrándonos en un tema que me apasiona, hoy les hablo de los sueños, de esos “semiratos de desconexión” de la realidad, en los que nuestra imaginación se transporta tan lejos que cuesta volverla a atrapar. Pero no se confundan, soñamos mucho más despiertos que dormidos, y mi consejo es que lo sigan haciendo así.

“No sueñes en la cama… La noche está para descansar la mente y coger fuerzas para soñar despierto” 

Decía que soñamos más durante el día que por la noche, y es cierto. ¿Quién no ha pensado mientras espera ese autobús que se hace de rogar, en conseguir trabajo o en que te toque la lotería? Con casi toda seguridad, creo que tod@s levantaríamos la mano. Sin embargo en la noche, los sueños suelen ser intermitentes. Si son buenos, apenas nos acordaremos a la mañana siguiente o nos despertaremos justo cuando estamos a punto de alcanzarlos. En cambio, si son malos, nuestra mente hace que nos acordemos mucho más… y que la misma maldad de esos sueños, nos despierte de pronto a modo de pesadilla.

“Las pesadillas déjalas para las películas de Wes Craven”

Nos confundimos al pensar que los sueños se hacen realidad. Los sueños son una falacia si no intentamos hacerlos reales. Los sueños no tienen pies, manos, cerebro y sentimientos, tú sí. Sin sueños no hay deseos, pero sin deseos tampoco podrían existir los sueños. Los sueños van más lejos que las metas o los retos. Éstos últimos son más cortos en pretensiones y en distancia…

“Los sueños son más difíciles de alcanzar que las metas o retos, porque los sueños son eternos”

Si tienes un sueño tan solo tienes que ir a por él. Pero ir con convicción. Mirándolo a la cara y que te vea que lo miras. Acercándote de manera constante y segura. Diciéndole que tú estás ahí, y que vas a por él. Si es necesario toma un nepente, esa bebida que los dioses utilizaban para aliviar el dolor y que les permitía alcanzar sus grandes hazañas.

Leer más

La sonrisa, es risa con son… ¿Ríes o sonríes?

rayko_riendoLa sonrisa forma parte de mí; me acompaña junto con lo que normalmente llevo en los bolsillos: el móvil, algo de dinero y las llaves. Pero la sonrisa no va dentro de ningún bolsillo como el móvil, no es fija en intensidad como las llaves (aunque abra puertas), y en lo único que coincide es que puede ser tan rápida en desaparecer como el dinero. Pero es un “dinero” bien invertido (que no gastado); no hay que ahorrar en sonrisas

Tu sonrisa está expuesta, es la carta de presentación de las personas que miramos por encima del escote y del cuello. La sonrisa nos da mucha información, puede ser falsa, forzada, de corazón, con carcajada, por despecho, de nervios, intimidatoria, puede ser de chocolate, de fresa, de amor…

“No es igual reír que sonreír”

La sonrisa es contagiosa, viral, única y diferente a la vez, común, rara… Hay sonrisas que sonríen y otras que entristecen… La risa es ocasional, impredecible, tuya… la sonrisa es reveladora de secretos, informativa y de los demás.

Por lo anterior es por lo que me gusta hacer sonreír a las personas, más que hacerlas reír. Una vez leí una entrevista de un cómico famoso, que cuando era preguntado por la dificultad de su profesión decía que “hacer reír es fácil, lo hacen los chistes, las viñetas o los tropiezos, hacer sonreír es un arte, una manera de hacer las cosas, la manera de contar esos chistes, hacer las viñetas y la forma de tropezarse”. La sonrisa no cuesta apenas nada pero su valor es incalculable. Puede extenderse unos segundos pero su reminiscencia es eterna.

“La sonrisa, es risa con son”

Con son cubano, con ritmo, con pasión y sentimiento. La sonrisa sabe de todas las lenguas, dialectos e idiomas. Es un diccionario amplio de una sola palabra y siete letras que es capaz de escribir Quijotes, Biblias y Pilares de la Tierra a más velocidad que cualquier Usain Bolt de turno.

Leer más

La Motivación tiene que ser tu mejor traje

Motivación

Cuando escuchamos la palabra Motivación, tendemos a vincularla con la recompensa. Me explico; la Motivación que tenemos frente a una situación determinada es equivalente al producto entre el valor que la persona le asigna a la recompensa y la expectativa de su posible logro. No digo que sea un mal método, pero no es el mío.

La Motivación (si, en mayúscula), tendría que ser un aparato/sistema más de nuestro cuerpo, que sirviese de fiel escudero sobre todo en las duras. Tendría que ser tan importante como el aparato respiratorio, porque sin Motivación no podemos respirar. Tendría que ser como el aparato circulatorio, porque sin Motivación no podemos circular. Seguramente tendría que ser como el aparato locomotor, ya que sin Motivación no tenemos movimiento.

“Tenemos que estar motivados por naturaleza, no por recompensa”

Ponernos la Motivación encima, es la segunda cosa que tenemos que hacer por la mañana; la primera es lavarnos la cara para mirarla de frente, y saber que ya está con nosotros. Las recompensas siempre son buenas para adquirir el logro, pero hay que separarlas de la Motivación como ramas del bosque.

La persona motivada se detecta, se anhela y se envidia. La persona motivada es más persona. La persona motivada… es persona. Todos sabemos que en la situación actual, es muy sencillo perderla, pero hay que perder muchas cosas antes que la Motivación; el pesimismo, la desgana, la monotonía… no son est@s buen@s compañer@s de viaje.

No tenemos que perder aquello que realmente nos importa. ¿Por qué nos empeñamos en perder la Motivación, si antes debemos perder tantas y tantas cosas? ¿Por qué salimos de nuestras casas, sin la ropa de la Motivación? ¿o es que nos gusta salir desnudos? ¿Por qué preferimos ser cómodos, pesimistas, especulativos y cabizbajos, antes que personas impregnadas de motivación?

“La Motivación es el “nepente” que te hará la vida más fácil”

Si, ese brebaje mitológico que aliviaba el dolor diario de los guerreros y le hacía su lucha un tanto más fácil. Aquella pócima dorada, que tenía incluso efectos amnésicos. Ese escudo líquido que permitía no solamente atacar al enemigo, sino defenderse del mismo cuando te sorprendía por la espalda.

Las personas que carecen de motivación, tienen lo que en algunos países de Sur América llaman “soroche”; tienen una angustia prolongada generada por un vértigo que no les permite ser como realmente son. Un mal de altura que provoca miedos, y como ya les dije en uno de mis anteriores artículos, el miedo no existe (http://raykolorenzo.wordpress.com/2013/04/26/el-miedo-no-existe/)

Mi consejo, el consejo de alguien que se viste por los pies pero después de ponerse la Motivación encima, es que no renuncien a ella. Mírenla a los ojos y háganla formar parte, día sí y día también, de vuestras metas, objetivos, fines… en definitiva, de vuestras vidas. Pruébenlo, es de las pocas cosas gratis que nos quedan.

Un saludo.

Rayko Lorenzo.

© Rayko Lorenzo | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies