Sí, hay que reconocer las cosas, esta idea también viene de los Estados Unidos, como tantas otras que han quitado protagonismo a nuestras tradiciones o quehaceres. El BlackFriday, o en riguroso castellano “ViernesNegro”, nace en el país “yankee” más o menos a mitad de los años sesenta. Concretamente en 1966, cuando entre la policía encargada de regular el tráfico de Filadelfia, empezaron a utilizar este término para referirse al complicado tráfico que hacía imposible la circulación de viandantes y vehículos por las calles al día siguiente de “Acción de Gracias”.

También hay quien explica la terminología del “negro”, a que las cuentas de los negocios en ese día, dejaban de tener color rojo, pasando a un negro alentador para la supervivencia de los mismos.

El BlackFriday marca el inicio de las compras navideñas en Estados Unidos, ya que siempre es un viernes, justo después del Día de Acción de Gracias celebrado el último jueves de cada mes de noviembre. Pero como tantas cosas, y más en lo que tenga que ver con el “consumo”, se ha extendido a casi todos los rincones del mundo de una manera muy rápida. En España por ejemplo, se lleva celebrando de una manera algo más organizada desde hace 4 años, y las tiendas, comercios, y grandes cadenas, aprovechan el “rebufo” del nombre de esta acción para intentar adelantar las compras navideñas, darse a conocer, eliminar stock o sencillamente, vender más, que al fin y al cabo, casi siempre suele ser el objetivo.

Después de este breve repaso al término BlackFriday, su historia y fundamento, les paso una serie de ideas para implementar en sus negocios:

Leer más