Cuando suena el teléfono desde las islas afortunadas, perdónenme, pero hay prioridad absoluta… Bien es sabido que nadie es profeta en su tierra, pero eso a mí, personalmente, no me pasa. Creo que tengo un romance eterno con cada una de las islas que componen el “jardín de las hespérides”, y siempre es un placer visitarlas para impartir sesiones formativas.

En esta ocasión todo es diferente… Se trata de participar en el “I Maratón del Emprendedor de la Isla de La Palma”. “Mi isla”, la apodada como “Isla Bonita”, es por ello que no puedo hablar de este rincón tan especial del globo sin dejar de “barrer muy para casa”.

Leer más