Cuando se habla de competencia empresarial, siempre nos ponemos alerta, se tiene la sensación de que la palabra competencia hay que alejarla lo máximo posible…

No han escuchado esa frase que dice algo así como…

¿A los enemigos hay que tenerlos cerca para poder vigilarlos?

Bien, pues quizá aquí esté el primer error… La competencia no es un enemigo, es un acicate para poder mejorar. Un estímulo al que no debemos copiar, sino mejorar o que nos sirva para generar nuevas ideas, proyecto, campañas o maneras de hacer las cosas.

Leer más