Parece que últimamente se me da bien esto de inventar “términos marketeros”. Acaba de aterrizar el “posturinfluencing”; aunque pueda sonarles a una postura de baile, es una nueva tendencia en las redes sociales, sobre todo en Instagram, que consiste en hacer creer a sus seguidores que las marcas les están pagando campañas por llevar unas gafas, un bolso, un vestido o unas cholas de playa…

Sí, han leído bien, “hacer creer”; hacer pensar a sus seguidores que los tejanos rotos que llevan tienen detrás euros, libras o dólares. Hacer pensar que la chaqueta que acompaña a la postura esbelta en medio de un parque luminoso, es “financiada” por la marca de turno. Y llegados a este punto ustedes se podrían preguntar:

¿Y para qué fingir que las marcas les están pagando?

Leer más