¿A quién no le gusta que le hagan un regalo? Seguramente es una de las acciones que más despierta nuestros sentidos. Se trata de una nomenclatura social que está intrínseca en la naturaleza humana (dar, recibir y devolver).

Si este “presente” nos lo llevamos al mundo del Marketing, y según palabras de Belk a finales de la década de los setenta: “el principal valor del regalo es simbólico, desplazando el valor económico y funcional a un segundo plano”.

Este es precisamente el éxito de los regalos de empresa, no es qué regalen, sino cómo lo regalan  y la capacidad de establecer un “porqué”.

Llevo 20 años en el mundo de la publicidad y el marketing, y son muchas las campañas de fidelización en las que he tenido el placer de participar. Una estrategia que utilizo bastante es el “event marketing”, aunque tiene un tiempo de preparación y unos recursos que suelen ser superiores a cualquier acción de regalos de empresa.

Leer más