Etiqueta: consejos para emprender

¿Y después de emprender qué?

Ayer recibí un comentario en uno de mis artículos “Cuidado con emprender por emprender…”, que me hizo reflexionar.

Después de EmprenderLa persona que me hacía el comentario, Eloy Soto, alegaba que el artículo decía muchas verdades y me hacía las siguientes reflexiones: “normalmente quien emprende, no hace una estimación de costes adecuada”, “suelen competir por precios y reventar mercados…”, “lo mejor de esto, es que obligan a los profesionales a apostar por la calidad, preparar campañas de comunicación más y mejor elaboradas, y replantear el plan. En definitiva avanzar”

Sin entrar en detalles de sus reflexiones, de las cuales podemos estar más o menos de acuerdo (en mi caso, bastante de acuerdo), planteaba acto seguido que cuáles podrían ser los caminos una vez que el emprendimiento está afianzado:

  • Ampliar la cartera de servicios
  • Venta cruzada
  • Ampliar mercado mediante el uso de internet

Bajo estas tres ideas que me comentaba Eloy, voy a desarrollar brevemente y sin el orden que establecía, este artículo.

Coincido en que cada vez más, el emprendedor o empresario, se ve obligado a replantearse mejor su idea de negocio, realizar mejores campañas, etc… pero eso no debe de asustar, tenemos que vivir en el modo “mejora continua”, no solo en lo laboral, sino también en lo personal.

Se nos olvida en demasiadas ocasiones, que la “emprenduría” no es una carrera de velocidad, sino de fondo (ultrafondo); aquellas personas emprendedoras lo sabrán bien.

El mercado manda, es decir, una vez que tengan sus productos o servicios en la “selva clientes”, las tendencias, la competencia y tu afán mencionado de mejora continua, serán los que les marquen el camino.

Ahora bien, tendrán que hacerlo de una manera ordenada. Yo no voy a ser ordenado y empezaré por el punto 3.

“Ampliar mercado mediante el uso de Internet”

Aunque dependerá del tipo de actividad de cada emprendedor, hoy en día Internet para la mayoría de las empresas no es una opción, es una obligación. Antaño, si no figurabas en el Registro Mercantil no existías, hoy en día pasa lo mismo pero con la red de redes. Es una extensión del escaparate de tu tienda. El estar presente en Internet, les dará el apellido de universal y de abierto 24 horas al día. Mi consejo es que no lo miren como opción, sino como obligación (repito que siempre dependerá de la tipología de negocio).

Lo que antes (no hace nada de tiempo, nada), llamábamos Nuevas Tecnologías, ya se han convertido en nuestro pan de cada día. Según el Estudio sobre el Desarrollo de la Sociedad de la Información en España (2012), el 68% de los hogares españoles ya cuenta con conexión a Internet. Si le sumamos que el índice de puntos de conexión de datos en los móviles, es uno de los más altos de Europa, no hace falta hacer muchas cuentas para denotar la potencialidad de estar presente en la red.

Ahora bien, el estar presente en Internet, no garantiza resultados positivos. El emprendedor deberá planificar, seleccionar y gestionar los contenidos oportunos, para que sus productos o servicios alcancen relevancia.

“Ampliar cartera de servicios”

Nunca está demás, pero dependerá en este caso de qué es lo que realmente quieran hacer y lo que el cliente les demande, optando por el equilibrio permanente. Por ejemplo, imaginen que han montado un kiosko de pipas en una plaza del pueblo; empieza bien, pero se dan cuenta de que sus clientes le preguntan si también tienen kikos, y otro grupo le pregunta al día siguiente si tienen helados,… Es solo un pequeño ejemplo, tendrán que denotar por donde se mueven los mercados, las tendencias y lo más importante, sus clientes. También puede pasar que vean una nueva oportunidad de venta, y osen a introducir un nuevo producto o servicio; mi recomendación es que si lo “meten”, sea algo innovador, diferente, ligado a su rama de actividad y que controlen.

En muchas ocasiones, cuando una empresa hace de todo o vende de todo, más que servicio integral, suena a que “mucho aprietan pero poco abarcan”. Tendremos que tener cuidado pues, en este concepto e intentar al menos, que lo que vendamos esté relacionado. (Nuevamente indico que dependerá de la tipología de negocio, pero escribo en un ámbito general)

“Venta cruzada”

Es una oportunidad, pasa un tanto igual que la idea de Internet que comentaba anteriormente. Tienen que verlo en la medida de lo posible, como una obligación. El cliente la mayoría de veces quiere soluciones, y si son capaces de realizar venta cruzada para pasar de solución parcial a global, éste se lo agradecerá. La venta cruzada puede ser de diferentes tipos, entre el mismo gremio, entre los negocios que operan en la misma calle, entre empresas amigas, etc… Simplemente deberán tener los ojos bien abiertos y aprovechar las oportunidades que puedan toparse en su mercantil.

También existe la venta cruzada en nuestro propio negocio, es decir, si por ejemplo un cliente viene a nuestro taller/tienda a cambiar el aceite, podemos recomendarle que cambie también las fundas de los asientos o las gomas de los limpiaparabrisas. Esta tipología de venta, aunque la tildan de cruzada, no es más que una técnica para encarecer la compra del cliente y aumentar obviamente nuestra facturación. Es totalmente lícita, pero igual ya no le estamos dando una solución global al cliente, sino “vendiéndole una nueva necesidad”. Aconsejo que ésta última se practique con moderación, queremos que el cliente nos recuerde por nuestros “diferenciadores”, por la calidad del servicio o producto, por el precio, etc… pero no por ser demasiado pesados.

En resumen, cuando una persona emprende, sabe en qué momento empieza pero no cuando acaba, no por ninguna razón abstracta, sino porque el verdadero emprendedor es aquel que está continuamente ideando, mejorando y haciendo que su negocio gane en calidad, y por qué no, en facturación.

Un saludo y lo de siempre, si les han gustado mis reflexiones y creen que pueden ser de ayuda a algún amig@, a compartir, que es gratis!

Rayko Lorenzo.

 

Cuidado con emprender por emprender…

emprender por emprenderCada día que escucho al político de turno, y hay unos cuantos, decir que levantar la situación actual pasa por que las personas emprendamos, me produce un “estado bipolar” intrínseco. Por un lado, me alegro de que al fin la palabra “emprender” se utilice más y más, pero por otro, me hace pensar que por la boca muere el pez.

En primer lugar, no todo el mundo está capacitado para emprender, ya que, aunque pregono en todas mis sesiones formativas que el emprendimiento es una alternativa muy a tener en cuenta y lucho por ella, no todas las personas lo hacen de una manera planificada y estudiada.

A la hora de montar un negocio, qui0sco de pipas, librería especializada, tienda de ropa o comida para llevar, tenemos que tener en cuenta 3 cosas fundamentales (entre muchas):

  1. Que tu servicio/producto (S/P) cubre realmente una necesidad del mercado.
  2. Que tu S/P sea vendible, es decir, que la gente esté dispuesta a adquirirlo.
  3. Que la rentabilidad sea cómoda, fiable y repetible.

Que tu S/P cubre realmente una necesidad del mercado.

No todo está inventado, y aunque lo estuviese, tenemos que buscar en nuestro S/P algo que lo haga diferente, que mejore el actual y que, si es posible, sea viral. Cuando digo viral, me refiero a que marque tendencia, a que hablen de nosotros sin necesidad que se lo pidamos al cliente.

Que tu S/P sea vendible.

En muchas ocasiones, aunque nuestro producto cubre una necesidad del mercado, es poco vendible, ya que no lo ponemos a un precio que se pueda adquirir, no lo lanzamos en la época adecuada, el formato no está estudiado, etc… No me imagino a Polvorones El Mesías vendiendo sus ricos manjares en abril/junio.

Que la rentabilidad sea cómoda, fiable y repetible.

Tenemos que tener en cuenta la trazabilidad de nuestro S/P, computarle todos los costes reales para evitar sorpresas. No podemos abrir la persiana sin que nuestra rentabilidad esté contrastada y sea positiva. Sucede y mucho, que lanzamos el S/P y cuando llevamos 3 meses nos damos cuenta de que la rentabilidad es mínima y que tenemos que vender una cantidad elevada de los mismos para poder obtener beneficios.

Para todo lo anterior se antoja fundamental estudiar el entorno.

Recuerdo una vez que realicé un estudio para montar una franquicia de menaje en Granada, y aún con los resultados desaconsejables que le facilitamos al cliente de que la zona donde quería montar su negocio era una elección fallida, hicieron caso omiso a la misma. Duraron 2 trimestres. Tenían 2 tiendas de decoración afianzadas y 4 “chinos” (de los grandes) en la misma manzana.

Es por ello que les recomiendo emprender, SI, pero con cabeza. Cada vez tenemos que tener más en cuenta las formas, los detalles,… Buscar la diferenciación en presentación, en precio, en servicio, en tendencias. Mejorar lo ya existente no solo en contenido sino en continente.

No quiero finalizar este breve artículo, sin pedirles que, en el caso de que opten por emprender, lo hagan a “full time”. Un emprendedor no lo puede ser solo 2 horas al día:

  • Tiene que potenciar actitudes/aptitudes de venta.
  • Tiene que observar y no mirar.
  • Escuchar y no oír.
  • Tomar decisiones estudiadas pero en tiempo oportuno.
  • Tiene que conocer más que nadie su S/P y ser visible a sus clientes potenciales.
  • El emprendedor tiene que ser el listo de la clase, que no el “listillo”.
  • El emprendedor tiene que ser eso, emprendedor, y no empezar siendo empresario, porque la caída al igual que la diferencia, es grande.

¿Ustedes qué piensan?, ¿podemos emprender por emprender?. Cuidado!.

Lo de siempre, si este artículo les parece interesante, compártanlo que es gratis!.

Un saludo.

Rayko Lorenzo.

© Rayko Lorenzo | Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies