Me tienen que permitir que les cuente una “storytelling”. Pero no será relacionada con un asesinato en un “camping”, ni con “casting” terrorífico en un descampado, ni tampoco con una “escape room” en la que hubo de todo menos escape.

Les contaré una historia de marketing, pero siempre utilizando el “benchmarking”, ya que como saben, soy de los que piensa que hay que tener a la competencia en modo “airport”“vigilada en todo momento”.

Al protagonista le encantaba el “branding”. Soñaba con que su idea de empresa y reputación se reflejaran en una imagen acorde. Cuidaba todo tipo de detalles, con todas las “tools” existentes en el mercado. Empezó seleccionando su “naming”; le puso a su empresa “InglisPitinglis”. Se trataba de un “business” que pretendía ser referente en la ciudad en lo que a formación de idiomas se refiere.

Leer más