No, no me he equivocado en el titular de este artículo, del todo no está bien hablar, y no lo está porque las cosas aparentemente ínfimas, los pequeños detalles, el “poco a poco”… son los culpables de conformar un todo, y éstos últimos deberían tener mayor protagonismo en nuestro día a día, en nuestra noche a noche…

Hace unas semanas les hablaba en otro artículo del valor de las cosas, de la pérdida de percepción de lo realmente importante, y hoy quiero seguir en la línea. Estamos acostumbrados a querer avanzar a base de carreras, de largas zancadas de guepardo del sudoeste africano sin saber que en los pasos cortos, en ese poco a poco, está el éxito de nuestros objetivos. Este animal de piel moteada, es capaz de alcanzar los 100 Km./h en apenas 3 segundos, pero se cansa rápido, es tanta su explosividad en la persecución a su presa que se agota si supera el minuto.

Leer más